Archivos Mensuales: noviembre 2015

Historia de un parto respetado, un parto en libertad

Leemos y escuchamos muchas historias sobre partos violentados, cesáreas innecesarias, epístomías, separación de la madre y el bebe, partos sin compañía, problemas con la lactancia, dolor insoportable  ,.. historias que cuando estamos embarazadas nos llenan de dudas y temor ante el momento que debe ser el más maravilloso y mágico de nuestras vidas. Es por eso que decidí compartir mi historia, no sólo contarles sino compartir con ustedes las imágenes de mi tercer parto. Un parto mágico, un parto soñado, un parto familiar tal cual mi flaco y yo lo queríamos. Tener un parto respetado, positivo y feliz es posible y lo debemos difundir  para borrar la sombra de miedo, para perder el miedo a parir.

Eran más de las 3 de la mañana  comencé a sospechar que esos dolores que me despertaban cada 10 a 15 minutos habían dejado de ser las famosas braxton hicks y que el trabajo de parto tan esperado ya había comenzado. Agarré el sobre de la última eco de Emilia y un lápiz y comencé a anotar las contracciones mientras me relajaba sentada en la pelota de pilates. A las 4:45 casi no me quedaban dudas pero las contracciones seguían un poco desordenadas, pasaban de cada 12 a cada 10 a cada 8 volvían a cada 12. Me puse a revisar que no faltara nada en el maletín. A las 6:00 am desperté a mi flaco, “amor, ya viene Emilia, estáte atento me voy a dar una ducha mientras las contracciones siguen cada 10 minutos y aún me puedo duchar con calma” 

Me di un baño, largo y delicioso, las contracciones bajaron de intensidad y comencé  a dudar si estaba de parto o no, peor rápidamente arrancaron de nuevo cada 5 minutos. A las 7 fui a despertar a los niños. ” Nacho hoy no vas al cole, tu hermana va a nacer en un ratito, cambiate” “Fer, despierta amor, nos vamos a la clínica, agarra tu maletín”

Entre que se despertaron, desayunaron, me despedí de mi abuela y me sentí lista para salir llegamos casi a las 8 a la Clínica Delgado. La atención amoroso y personal empezó desde que crucé la puerta. El chico de seguridad me ofreció una silla de ruedas ” no gracias, prefiero caminar” , me devolvió una gran sonrisa cariñosa en la que leí  ” fuerza, es una campeona” . Felicitaciones, que todo salga bien me dijo.

Llegamos al piso 3 , lleno de luz, las enfermeras y obstetras de turno me abrieron la puerta con todo el cariño y la paz del mundo. Me señalaron la puerta entre abierta donde toda la magia estaba a punto de ocurrir…

06112015-_MG_1314

Entre con mi flaca y mi flaco, el se fue a hacer un par de papeleos rápidos mientras mi hija de 11 se quedó conmigo, ayudándome, anotando contracciones y respirando junto a mi. Eran las 8:15am y había llegado con las contracciones cada 2 minutos y en 6 de dilatación. Entramos juntas al baño de la suite de parto donde mi pequeña me ayudo a cambiarme

06112015-_MG_1244

Los dolores se ponían más intensos cada vez, pero el hecho de poder caminar y agacharme, usar la pelota y los sillones ayudo a soportar el dolor y el tener a mi marido,  mi hija  y una gran amiga que tomaba las fotos hacía que el tiempo pasara dulcemente.

06112015-_MG_1248 06112015-_MG_1251 06112015-_MG_1258 06112015-_MG_1267

Las obstetras entraron y me revisaron mientras mi doctor llegaba a la clínica. Me pusieron un monitor inalambrico que me permitía seguir caminado. El monitor mandaba la información al box de enfermeras así que nuevamente nos dejaron en la intimidad familiar para continuar con nuestro trabajo de parto.

06112015-_MG_1343

Rápidamente, los dolores se pusieron más intensos, el momento estaba llegando, finalmente íbamos a conocer por fin a Emilia, su hermana y su papá estaban junto a mi en la suite y su hermano y tío afuera esperando (mi pequeño tiene 8 años y pidió entrar cuando ya le hubieran limpiado la “sangrecita de la cara “) Cada contracción ,más dolorosas,  cada minuto, cada respiración, nos acercaban más y más.

06112015-_MG_1390

Mi idea en un principio era no usar epidural, quería un parto 100% natural, un parto como en casa, pero con la seguridad de estar en una clínica. Los dolores cada vez fueron más fuertes, yo había pedido que me avisaran cuando fuera mi última oportunidad para ponerme la epidural y así lo hicieron. Amorosamente me preguntaron que era lo que yo prefería, que lo estaba haciendo excelente, que había aguantado como una campeona hasta ese momento, y que la decisión de la recta final era solo mía.  El anestesista me dijo que había la opción de ponerla muy baja, solo para aminorar un poco el dolor, podría seguir caminando, sentiría todo igual, incluso seguiría doliendo pero más soportable, así que me decidí por esa opción y no me arrepiento. Estaba pariendo con mis hijos y quería pode disfrutar de todo el momento. Con el apoyo de mi flaco en todo me dejé poner la epidural y esperamos que hiciera efecto.

06112015-_MG_1461

En pocos minutos la intensidad del dolor había disminuido, seguí disfrutando de la magia rodeada de mi familia, rodeada de amor

06112015-_MG_1463

“Amor, llama al doctor.. quiero pujar… Emilia quiere salir”  Hasta entoces  estábamos solos, en familia, viviendo en Tribu nuestro momento. Entro el doctor, mi flaco a su lado y mi hija vino y agarro mi mano para darme fuerzas en el primer gran pujo. De un lado tenía a mi primera hija que me convirtió en madre, frente a mi flaco adorado que me regalo a mis tres tesoros, mi doctor de toda la vida atendiéndosm y una obstetra maravillosa que había visto un par de veces en mi vida pero me hacía sentir como si me hubiera acompañado siempre.

06112015-_MG_1745

Seguí pujando , dos, tres, mi hija decidió ir junto a su papá, quería ver como nacía su hermana, quería verla llegar al mundo, me llené de emoción, se me slía las lágrimas, no podía creer la intensidad, la magia, la maravilla que estaba ocurriendo, el regalo que estabamos viviendo en ese momento. Seguí pujando cuatro, cinco  veces más y la sentí… sentí claramente como se rompió la piel, como me desgarre, dolió, un dolor maravilloso seguido por ella, por la emoción de sentirla.. no tengo palabras para describir la felicidad, la euforia, la emoción, todo el amor…todo.

06112015-_MG_1773 06112015-_MG_1774 06112015-_MG_1775

Habías decidido llegar por fin a nuestras vidas y te pude ver llegar, te vi, mientras pujaba y te ayudaba a salir. Tu hermana tu papá y yo fuimos los primeros en verte llegar al mundo, en estar ahí esperándote, en estar ahí para ti, desde ese momento y para siempre.

06112015-_MG_1767 06112015-_MG_1769 06112015-_MG_1777 06112015-_MG_1786 06112015-_MG_1787 06112015-_MG_1788Por fin llegó el momento que tanto tiempo soñé, tenerte en mis brazos, en mi pecho, en mi piel.

06112015-_MG_1803-2

Eran las 9:50am y mientras Emilia se agarraba  de la teta por primera vez, su papá cortaba el cordón.

06112015-_MG_1818

Era igualita, tal cual la había soñado un par de noches atrás…

06112015-_MG_1912

Los besos, los cariños y el amor fue inmediato. Habíamos pedido que apenas limpiaran su carita dejaran entrar a mi hijo menor. Mi hijo entro cantando cumpleaños feliz para darle la bienvenida a su pequeña hermana recién nacida.  La emoción era total. El amor se  podía respirar.

06112015-_MG_1900

06112015-_MG_1878 06112015-_MG_1890

Momento familiar mágico, lleno de felicidad y celebración. 

06112015-_MG_1926 06112015-_MG_1943

La pediatra y obstetriz de la clínica nos saludaban y felicitaban con el mismo cariño y ternura, el respeto, y calor humano que nos regalaban no tiene precio, es invaluable la verdad.

06112015-_MG_1820

Después de un rato largo de haber tenido a Emilia en mis brazos la llevaron a menos de un metro de distancia, a lado de mi cama, junto a su papá,  donde tenían todo preparado para terminar de limpiarla, vestirla, hacerle el apgar y ver que todo estuviera bien.

06112015-_MG_1962 06112015-_MG_1964 06112015-_MG_1974

 Inmediatamente después mientras me terminaban de atender a mi se la dieron a su papá para que ellos también pudieran hacer el piel con piel.

06112015-_MG_1991

Luego del piel con piel con papá, te vistieron y tomaron las huellas, no demoraron más de 5 minutos, nuevamente a nuestro a lado.

06112015-_MG_2111 06112015-_MG_2117 06112015-_MG_2127 06112015-_MG_2137 06112015-_MG_2156

Todo sucedió en la misma habitación a la que un par de horas antes habíamos llegado, ahí mismo y sin movernos nos quedamos todos juntos descansando y compartiendo, avisándole al resto de la familia que eramos felices, que  todo había salido bien, mientras nuestros hijos jugaban y miraban fascinados a su nueva hermana. 

Había parido como quería, con mi familia, mi tribu, como en casa

06112015-_MG_2034

Unas 3 o 4 horas después nos fuimos a la habitación. Donde no nos separamos en ningún momento, siempre tuvimos alojamiento conjunto, es decir no se llevaron a mi bebe salvo 10 minutos que se fue con su papá a que la viera el pediatra. Luego todos los demás chequeos fueron en nuestra habitación.

12274675_1052532204792278_5914183090985334968_n

La habitación en la Clínica fue comodísima, todo estaba pensado para que mamá y bebé pudieran descansar y recibir visitas solo si te sentías con ganas. Era una suite dividida en dos con dos puertas, por lo tanto los invitados entraban a la sala de invitados donde había una tele y un sofá cama de 2 plazas.  La primera noche la pasamos juntos mi flaco , la bebe y yo en esa cama de dos plazas y luego me pasé a mi habitación avanzada la madrugada. La primera noche pudimos dormir parte de la noche juntitos… como en casa.

Al día siguiente cómo la habitación y la sala eran tan grandes mis hijos y sobrino pudieron estar todo el rato con nosotros, felices y cómodos

12065852_1052532451458920_7154656223966898362_n 12241779_1052532251458940_499460188998164959_n 12279246_1052532248125607_7473271672014679694_n

Recibí visitas en la sala como si fuera mi casa y me iba a descansar al cuarto cuando me provocaba. En esta foto estoy con dos grandes amigas, una de ellas es Romy Schroth de Mamalia, Romy es placentóloga y me hizo el tratamiento de post parto de la placenta. En la foto me estoy tomando un smoothie delicioso que tiene un pedacito de mi placenta, lo tomé durante una semana y luego unas pastillas, en otro post les contaré los efectos maravillosos que tuvo en mi.. quienes me vieron  a los 3 días en el evento ya saben por que no podían creer que recién había parido (ese fue mi secreto)

11036638_1052532554792243_3346008158284112736_n

Katia de Riglios mil gracias por acompañarnos y hacer posible con tus imágenes maravillosas que pueda contar nuestra historia  ❤

Quiero agradecer con todo el corazón a La Clínica Delgado por tener esta opción. Somos muchas las mujeres,  las familias,  que buscamos una opción como esta, natural, en compañía, con apego y familiar pero que no terminamos de convencernos de tener un parto en casa, que igual queremos la seguridad y respaldo de una clínica bien equipada y con un staff médico atento a si se les necesitara para una emergencia. Me parece maravilloso que en el  Perú por fin exista una opción así y me siento agradecida de haber podido disfrutar de ella junto a mi familia. 

Mi parto fue una experiencia maravillosa, respetada, acompañada, contenida, con amor, con una tribu familiar y una tribu profesional. Parí como nos merecemos parir todas, acompañadas y en libertad. 

-La Tata.

Anuncios