Archivos Mensuales: junio 2016

Madre de un bebé explorador a los 40…

Recuerdo en detalle la conversación que tuve con mi flaco hace dos años cuando decidimos buscar a Emilia. Yo moría de ganas de tener otro bebé, un tercer hijo,  y sabía que en el fondo el también. Evaluamos todos los pros y los contras. Contras no habían, solo una gran flojera (hay que admitirlo) y miedo, mucho miedo. Miedo a que dirán,  ya no somos padres primerizos, en ese momento teníamos un niño de 7 y una puber de 10,  se puede decir que estábamos  a la mitad de la carrera de la crianza.  Así que miedo a no saber que hacer no era. Miedo a meter la pata… tampoco (dos hijos después ya tienes super claro que la pata la vas a meter siempre). El miedo a no quererlo igual o tener tiempo para el nuevo bebé ya lo habíamos superado. Nuestro miedo era más mundano y físico. “¿No estamos muy cochos para perseguir a un bebé?” En ese momento nos reímos , pero luego fuimos sacando cuentas y claro, esta bebé nos iba a agarrar cuarentones, cuarentones. Así que nos entro el miedo y cuando estábamos por desistir, mientras conversábamos de lo grandes que estaban los chicos nos dimos cuenta lo rápido que habían crecido.

“Amor, si la hacemos, son solo 3 años ¡acuérdate!. Son 3 años desde que arrancan a gatear que nos haremos polvo físicamente hasta que cumplan 3, 3 y medio y el cansancio físico acabo. ¿Has visto que rápido se pasó? ¡En un abrir y cerrar de ojos ya tienen 7 y 10! Si la hacemos, se pasa al toke, no la vamos a sentir! Sólo 3 añitos mi amor, no puedo ser tan agotador”

Aún escucho mis palabras, totalmente convencida, erradicando mis terrores. ILUSA!!!!

Esos 3 añitos ya arrancaron.. arrancaron hace 3 semanas 5 días y 11 horas y 3 añitos ahora mismo me suenan a una eternidad. En la última consulta al pediatra la única pregunta que hicimos al unisono fue: “Con cuales caídas debemos venir y cuales no)” Y es que claro hace 3 semanas la niña se comenzó a parar. Mientras solo gateaba todo bien. Pero ya cuando se comienzan a parar la cosa se complica.. 9 caídas en un día. Cuando pensé que eso no se podía superar va y se cae 16 veces a los 3 días (se cree grande y ya no solo se para si no que se suelta para saludar)

Corre y re organiza todo (la niña decidió investigar el mundo antes de tiempo) Desarma la cuna (que usamos de cambiador) por que casi se tira. Pon colchón al piso.Compra la reja que se largo al cuarto de los hermanos. Nooo no le jales la cola al perro… no a la gata tampoco por favor.¿Dónde está Emilia? ¿¡Quien dejó la puerta del baño abierta?!! Emilia el water nooooo. Sube todos los adornos, recubre todas las esquinas, bloquea todos los enchufes y enmalla todas las ventanas.. uf ya está! ¿Y Emilia? ¿Emilia donde está? Claro debajo del sofá.. sal de ahí bichito.

Listo la cosa se calmó ya tenemos todo bajo control. Cerramos las puertas y no se puede ir, jajaj por que teníamos tanto miedo, no era para tanto… MENTIRA! La paz duró una semana.. ahora la chiquitina quiere trepar… si si trepar, se quiere subir y bajar. No mide ni medio metro y ya quiere ser escaladora. 3 desmadradas en os últimos 4 días.. Se trató de trepar a unas jabas y se las trajo encima.. (así descubrimos que ya creía que podía) Resultado diente torcido hasta que cumple 4 años y se le caiga. Cerrar las puertas ya no es suficiente por que su objetivo es trepar el sofá.. sofá del que ya se tiró.  Y mientras les cuento todo esto en busca de consuelo solo me canso más por que recuerdo ahora sí que lo recuerdo! Que sus hermanos eran exactamente igual!

Fer con 8 meses no la pude volver a meter al corralito por que se tiraba al suelo de cabeza, de lomo, de poto, como fuera , pero ella huía del corral. Nacho con 7 meses viviendo en Barcelona agarró el plato de sopa de su hermana fue gateando al balcón, el balcón más seguro del barrio, con barrotes, mallas y toldos de protección. El niño levantó la malla y lanzó el plato 8 pisos para abajo.. le cayó a un pobre Polaco que por ahí pasaba (gracias a dios venía anestesiado con varios vinos encima ) y le hizo un tajo en la frente. Con 9 meses se escondió debajo de mi cama detrás de una maleta y no había forma de encontrarlo. Y Fer con 8 meses escalaba la reja para lanzarse al otro lado.

Creo que he perdido la esperanza. El momento que tanto temía e ilusamente me engañaba pensando que no era para tanto ha llegado. En estas 3 semanas he tenido ciática, contractura y hoy torticolis, que desastre. Consecuencias de ser una madre cuarentona.

Ahora volteo y veo que ya está tratando de bajar el escalón a mi cuarto de poto, obvio siento alivio, hasta hace dos días si me distraía un minuto se lo bajaba de cara.

Pueden pensar que soy una madre terrible, pero la verdad es que me da tanta felicidad como flojera y miedo (a veces, muchas veces, casi siempre, más flojera y miedo) ver al terremotito avanzar en sus descubrimientos físicos. Tengo casi 40 y no pues, no es lo mismo que a los 30 ni mucho menos que a los 27, así que sí buena madre o no.. ME DA FLOJERA, estoy cansada y me duele la espalda.. pero así y todo no puedo evitar aplaudir y grabarla a cada paso que avanza.

Hoy trata de trepar y bajar.. que flojera.. mañana que será?

-La Tata, hoy estoy cansada.

Anuncios

20 cosas que como papá no debes dejar de hacer con sus hijos

  1. Cargalos piel con piel cuando nacen. Siente su cuerpecito junto al tuyo, siente como le traspasas tu calor. Es un momento único y maravilloso. Trata de hacerlo el primer día o la primera semana.
  2. Portear, portealos siempre, portealos mucho. Llévalos contigo siempre que puedas. Déjalos sentirse seguros en tus brazos y reconocer el  latido de tu corazón como el propio.
  3. Báñate con tu  bebé, disfruten juntos del baño o la ducha. Estar bajo el agua es sublie y renovador.
  4. Baila con ellos. Baila como loco. Baila las canciones que te gusta y las que le gusta a ellos. Libérense con la música. Haz el ridículo y ríete de ti mismo. Enséñales a perder el miedo al que dirán.
  5. Huéleles los pies, huéleles la nuca, imprégnate de su aroma, reconoce a tu cachorro.
  6. Llévalos un día a tu trabajo que conozcan el lugar donde pasas el día, que sepan lo que estás haciendo y con quienes estás  cuando no estás en casa. Los hará sentir bien cuando te extrañan poder imaginarte tranquilo en tu trabajo.
  7. Cuéntales como contando  un cuento de fantasía como te enamoraste de su madre. (Estén o no juntos hoy, sobre todo si ya no están juntos). Ellos son productos de ese amor, así que será el cuento favorito siempre.
  8. Hagan travesuras. Desordenen los cuartos. Hagan un fuerte con almohadas, cojines y sábanas en  la sala.  Métanse dentro con los edredones y linternas, cuenten cuentos y pasen ahí juntos la noche. Será una noche que nunca olvidarán.
  9. Suban un cerro o una montaña, báñese en el río. Tengan una aventura en la naturaleza.
  10. Vayan a la playa de noche a ver las estrellas y conversar. Se sorprenderán la conversación tan linda que surgirá sobre la ida y el universo. Será una noche mágica.
  11. Ten citas con tus hijas. Salgan a pasear o a comer solos. Conversen mucho, engríela, siempre serás el amor de su vida.
  12. Ten escapadas de chicos con tus hijos.. Vayan a pasear, a comer, a los carts, a lo que les guste hacer. Puedes ir también con un amigo suyo o tuyo. Mientras todos los disfruten juntos.
  13. Salgan de viaje. Viaja con ellos, conozcan nuevos lugares.
  14. Tengan un proyecto grande. Creen algo . Una escultura, un avión, un cohete de cartón. Inventen algo y créenlo juntos con sus propias manos.
  15. Inventen un saludo y señales secretas, sean cómplices. Tengan un mini lenguaje secreto con papá. Es super divertido, fortalece vínculos, crea intimidad y complicidad y los acerca mucho.
  16. Tírate con ellos al suelo a pintar. Como cuando eras niños, tal cual. Tírate panza abajo con hojas blancas y a pintar. Al poco rato de empezar comenzaran a tener conversaciones muy interesantes. te contará sobre el cole, los amigos, lo que le gusta lo que le molesta. Trata de hacerlo seguido
  17. Enséñale a montar bicicleta. Ayúdale a conseguirlo. Dale seguridad y libertad.
  18. Duerman la siesta juntos. Calientitos y abrazados.
  19. Arreglen cosas de la casa (así sea cambiar un foco) o cocinen algo juntos. Hagan quehaceres, mejoren y cuiden  juntos su nido, su hogar
  20. Disfruta de cada minuto que puedas,  se el padre que soñaste ser. Hoy estás construyendo los pilares para el futuro. Sus bases como adultos y la base de la relación que tendrán contigo y con el mundo para el resto de sus vidas. Disfrútalos hoy.

La homosexualidad y homofobia SÍ son temas de crianza

Hace tiempo que quería escribir esto y la verdad no sé por que no lo hacía. Hoy siento vergüenza de no haberlo hecho antes. No debí haber esperado a la explosión de sentimientos dolorosos tras ver la matanza de Orlando para recién sentarme frente al teclado. No teniendo un blog de crianza, . Por que, a pesar que hace un año cuando apoyé la unión civil, algunos me dijeron que no eran temas para tocar en este blog, reitero que sí los son. El odio, el amor, el respeto son temas de crianza, hoy y siempre. Felicito a todos mis compañeros del mundo de la maternidad y crianza, que a pesar de las opiniones en contra y la polémica se han puesto de pie para denunciar y repudiar el odio y la discriminación.

Me asusta pensar que mis hijos crecen en un país donde los derechos del amor los establece la ley y el gobierno. Donde un hombre que ama a otro hombre y una mujer que ama a otra mujer, tantos amigos queridos y familia  no tienen los mismos derechos que mi flaco y yo. Lo que más me asusta es el mensaje que queda. Al no ser reconocidos legalmente, estamos diciendo que es algo ilegal ¿no?  Es decir, si no es legal … ¿es delito? Tal vez suene exagerado para nosotros que somos adultos, ¿pero estamos pensando en el mensaje que reciben nuestro hijos? Ellos no le dan tanta vuelta, si no es legal, es ilegal y punto.

Que nosotros no hablemos con nuestros hijos de este tema, así sean pequeños,  no significa que ellos no estén enterados de lo que está pasando. Cualquiera sea tu opinión al respecto ellos la escuchan. Pasan por tu cuarto mientras ves las noticias. Están por ahí cuando lo comentas con tus amigos.  En caso de niños un poquito más grandes que no te pregunten directamente no significa que no le pregunten a sus amigos o reciban la información de terceros. Si tu no se lo explicas, alguien más lo hará, de alguna forma le llegará la información igual, pero eso no significa que le llegue de forma correcta. Debemos ser responsables con nuestra crianza y lo que inculcamos en nuestros hijos. Enseñar desde el amor y el respeto por el prójimo. No queremos más odio en el mundo. Queremos que la próxima generación sepa amarse, respetarse y apoyarse. Queremos una generación humana.

Por eso es importante hablar de homosexualidad y todo lo que ello significa hoy en día, el amor, la discriminación, el odio, el respeto.

  1. Por que si tu no lo haces alguien más lo hará, una tercera persona, los medios de comunicación o la sociedad. Y el mensaje de amor y respeto debe venir de tí.
  2. Por que como leí en el Blog de “Un Papá Soltero”, el momento de tolerar ya pasó. No podría estar más de acuerdo, yo no pido que toleren mi relación con mi pareja.. por que tendría yo que tolerar la relación de otros. El tiempo de tolerar ya pasó. Es tiempo de amar.
  3. Por que es NATURAL, si señores, es natural. Es natural en muchas especies. La homosexualidad existe desde que existe la vida. Existió ayer, hoy y  existirá siempre que exista el amor.
  4. Por que el ODIO y la DISCRIMINACIÓN deben acabar. Es una lacra social que debemos eliminar desde la raíz, y eso solo lo lograremos criando hijos respetuosos por la vida.
  5. Por que nuestros hijos deben crecer sin tener miedo a ser diferentes. Cualquiera sea esa diferencia deben saber que tienen los mismos derechos , respeto y amor. Por que la verdad es que diferentes somos todos.
  6. Por que el mundo necesita más padres criando hijos con respeto y amor por el prójimo. Es nuestra responsabilidad social y civil.
  7. Por que todos nos merecemos un mundo mejor.
  8. Por que el amor nunca es un delito y todos tenemos derecho a amar en paz y libertad.
  9. Por que lo que inculquemos hoy en nuestros hijos será el reflejo de nuestra sociedad mañana, y todos proclamamos querer  una de amor y paz
  10. Por que no sabes si tu hijo será discriminado mañana por ser diferente y debe saber que cuenta con tu amor y tu apoyo, debe crecer sabiendo que siempre debe ir con la frente en alto y orgulloso de si mismo.

Los niños entienden mucho más de lo que creemos. Ellos no nacen con prejuicios sociales, para ellos no es raro ver parejas del mismo sexo, somos nosotros, los adultos quienes metemos los prejuicios en sus cabecitas. Hablar con tus hijos es mucho más fácil de lo que crees.

  1. Puedes contarles sobre las diferentes familias que existen en el mundo. Con hijos, sin hijos, de mamá y papá, abuela y mamá, mamá y mamá, solo papá, etc. Y que todas son tan familia como la suya
  2. Si te pregunta por que oye o ve algo, contesta con la verdad, si mi amor, son dos hombres y son pareja por que se aman, como nos amamos papá y mamá
  3. No tengas miedo a no saber todas las respuestas, si no sabes algo diles que no lo sabes, ellos no necesitan una respuesta a todo
  4. No te preocupes por las preguntas incómodas, somos nosotros los que le damos demasiadas vueltas a todo, ellos solo preguntan lo que están preparados para entender.

Para ellos es un tema natural, por que es algo natural. No dejes que la sociedad y nuestros odios le quiten esa humanidad e inocencia.

Quiero en el futuro poder contarles a mis nietos que cuando sus padres eran chicos, para decir que uno era homosexual, había que ser un valiente, que para hacer valer sus derechos tenían que luchar, que se le llamaba salir del closet a ser honestos consigo mismo y con la sociedad.. y cuando eso pase quiero ver la misma cara de mezcla de horror, sorpresa e incredulidad que yo tenía cuando mi abuela me contaba que una vez de jovencita en estados unidos vio en un baño dividido en dos los carteles “white ladies” colored people”, cuando me contó que su madre la llamó a darle la maravillosa noticia que las mujeres podían votar, cuando me contaba que por ser mujer no tenía derecho (aunque ella trabajaba) a tener una cuenta del banco. La misma cara que tuvimos todos al estudiar las aberraciones del pasado, lo estúpidos, egoísta y salvajes que llegamos a ser los humanos.


Quiero ver en sus caras esa misma expresión de sorpresa al saber que los derechos de sus familiares, tíos y amigos queridos tuvo que ser decidido políticamente, en vez de simplemente ser. Que hubo gente insensible y egoísta que se creía distinta y superior y no solo los discriminó y trato como inferiores si no que además pataleo para negarles un derecho que ellos si tenían.. simplemente por que si.  Quiero ver e sus caritas el no me lo puedo creer, por que eso va a significar que la generación de mis hijos, si creció en igualdad de derechos de género, que no tuvieron que ser valientes para amarse en público, que no tuvieron que salir de un closet y “admitir” , que no tuvieron que luchar para tener derechos. S
ignificará que solo tuvieron que ser, amar, crecer, y vivir. 

Por que eso significará, que a pesar de todo  lo hicimos bien, lo  conseguimos. Logramos criar a nuestros hijos con los principios morales más importantes de todos: El respeto y amor por el prójimo.

Significará que logramos avanzar hacia ese mundo mejor con el que todos soñamos.

La Tata, criando para lograr un mundo mejor

 

 

 

 

 

 

 

Hija, ya no voy a estar ahí.

Llegas a casa de una fiestita infantil con tu pequeña de meses en brazos preparada mentalmente para revisar tareas, mandar chicos a la ducha , conversar sobre lo que pasó en el cole y probablemente ganarte con una discusión semi pataleta sobre lo que quieren cenar hoy.. llegas preparada para todo.. menos para “Mami. el viernes tengo un tono”.

La frasecita sigue retumbando en mi cabeza.. Mami el viernes tengo un tono… Cómo será mi cara de asombro… susto… pataleta que mi hija entra en ataque de risa y por unos escasos segundos tengo la ilusión de que todo sea una broma… pero no.. es cierto, mi pequeña, mi bebé, mi chiquitita está en primero de media y el viernes tiene un tono ¿Manyas?

No se que me impacta más… que ella esté grande, tan grande que está usando un polo que me quedaba hasta antes del embarazo, o que yo esté tía, tan tía que  ese mismo polo me quede como un disfraz huachafo. Que ella escuche música tonera a full volumen o que yo necesite un minuto de silencio por favor. Que ella tenga plan de viernes en la noche y yo no, o que ella tenga plan de viernes en la noche si es un bebé!

Hoy en la mañana hacíamos con mi flaco la lista de seguridad de la casa por que Emilia ya comenzó a gatear, rejas, protectores de enchufe, sujeta puertas, mallas, protectores para los bordes etc. ¿Cómo es que  solo seis  horas después estoy preparando mentalmente la lista de seguridad de mi pequeña adolescente? Y ahora que se supone que tengo que hacer.

Hoy solo me siento segura de una cosa:

SIEMPRE SOMOS MADRES PRIMERIZAS. Siempre habrán primeras veces para todo en nuestras vidas como madres. Siempre.

Hoy me tengo que sentar a recordar  esa etapa de mi vida, la primera fiesta, cuando me vino la regla, la primera vez que salí sola con mis amigos, el primer enamorado y todo lo demás. Toda una etapa maravillosa y alocada que hoy más  que nuca se que nunca volverá.

Hasta ahora aconsejarlos, guiarlos, educarlos no había sido difícil (aunque a veces pensé que si) Ahora viene una etapa de dualidad, cuantas veces como padres nos va a tocar aconsejarla o decidir lo opuesto a lo que hicimos nosotros en nuestra adolescencia. Y sin embargo, a pesar de haberlo hecho resultamos personas de bien. ¿Serán acaso todos los “peligros” de la adolescencia son necesarios para madurar? Yo no quiero que vaya a ese tono con esa super mini que yo fui, para que hablen todos de ella a sus espaldas.  Ni que tome un trago antes de tiempo y le caiga fatal (por que sabemos que le caerá fatal). Ni que fume un pucho por que sus amigas lo hacen. Ni todas las tonterías que se le vienen por delante.

Pero lo cierto es que yo no voy a estar ahí. No voy a estar ahí para decirle no lo hagas, cuidado, no hagas eso. yo no voy a estar ahí, voy a estar aquí para cuando regrese, y espero me siga contando todo como hasta hoy. Ya no voy a estar ahí físicamente pero si estará todo lo que sembré estos años en ti, y espero que puedas cosechar y  te sirva para tomar las decisiones correctas, para decidir lo que es mejor para ti. Espero que me siga contando todo a pesar de que se nos viene una época en la que ya no siempre estaremos de acuerdo, una época en que no todo lo que haga me parecerá bien ni será aprobado. Una época donde más de una vez me tocará ser la villana. Donde las puertas estarán más tiempo cerradas que abiertas. Una época donde más que nunca quedará claro que nos soy su amiga, no soy su hermana del alma, no soy su befa, quedará al descubierto que soy su madre, que es más que todo eso.

Mi hija entra en la adolescencia por la puerta grande con una sonrisa y ganas de comerse el mundo. Yo la miro desde el costado, ya no de su mano, y me siento como quien va a dar el gran examen final de su carrera, como quien va a jugar el gran partido de su vida por la copa del mundo. Luego de 12 años de amor, cuidados y crianza respetuosa estoy a punto de ver los resultados en la cancha. Estoy a punto de soltar a mi hija al mundo. Estoy a punto de dar el mayor paso de apego que existe, dejarla crecer. Dar un paso al costado para seguirla criando en esta nueva etapa que ha llegado. Donde la maternidad y crianza, madre e hija ya no son las protagonistas. Ahora este es su cuento, esta es su película, esta es su historia. Ella es desde hoy la heroína de esta nueva historia que espero día a día me la cuente antes de ir a dormir.

-La Tata, cosechando