Madre de un bebé explorador a los 40…

Recuerdo en detalle la conversación que tuve con mi flaco hace dos años cuando decidimos buscar a Emilia. Yo moría de ganas de tener otro bebé, un tercer hijo,  y sabía que en el fondo el también. Evaluamos todos los pros y los contras. Contras no habían, solo una gran flojera (hay que admitirlo) y miedo, mucho miedo. Miedo a que dirán,  ya no somos padres primerizos, en ese momento teníamos un niño de 7 y una puber de 10,  se puede decir que estábamos  a la mitad de la carrera de la crianza.  Así que miedo a no saber que hacer no era. Miedo a meter la pata… tampoco (dos hijos después ya tienes super claro que la pata la vas a meter siempre). El miedo a no quererlo igual o tener tiempo para el nuevo bebé ya lo habíamos superado. Nuestro miedo era más mundano y físico. “¿No estamos muy cochos para perseguir a un bebé?” En ese momento nos reímos , pero luego fuimos sacando cuentas y claro, esta bebé nos iba a agarrar cuarentones, cuarentones. Así que nos entro el miedo y cuando estábamos por desistir, mientras conversábamos de lo grandes que estaban los chicos nos dimos cuenta lo rápido que habían crecido.

“Amor, si la hacemos, son solo 3 años ¡acuérdate!. Son 3 años desde que arrancan a gatear que nos haremos polvo físicamente hasta que cumplan 3, 3 y medio y el cansancio físico acabo. ¿Has visto que rápido se pasó? ¡En un abrir y cerrar de ojos ya tienen 7 y 10! Si la hacemos, se pasa al toke, no la vamos a sentir! Sólo 3 añitos mi amor, no puedo ser tan agotador”

Aún escucho mis palabras, totalmente convencida, erradicando mis terrores. ILUSA!!!!

Esos 3 añitos ya arrancaron.. arrancaron hace 3 semanas 5 días y 11 horas y 3 añitos ahora mismo me suenan a una eternidad. En la última consulta al pediatra la única pregunta que hicimos al unisono fue: “Con cuales caídas debemos venir y cuales no)” Y es que claro hace 3 semanas la niña se comenzó a parar. Mientras solo gateaba todo bien. Pero ya cuando se comienzan a parar la cosa se complica.. 9 caídas en un día. Cuando pensé que eso no se podía superar va y se cae 16 veces a los 3 días (se cree grande y ya no solo se para si no que se suelta para saludar)

Corre y re organiza todo (la niña decidió investigar el mundo antes de tiempo) Desarma la cuna (que usamos de cambiador) por que casi se tira. Pon colchón al piso.Compra la reja que se largo al cuarto de los hermanos. Nooo no le jales la cola al perro… no a la gata tampoco por favor.¿Dónde está Emilia? ¿¡Quien dejó la puerta del baño abierta?!! Emilia el water nooooo. Sube todos los adornos, recubre todas las esquinas, bloquea todos los enchufes y enmalla todas las ventanas.. uf ya está! ¿Y Emilia? ¿Emilia donde está? Claro debajo del sofá.. sal de ahí bichito.

Listo la cosa se calmó ya tenemos todo bajo control. Cerramos las puertas y no se puede ir, jajaj por que teníamos tanto miedo, no era para tanto… MENTIRA! La paz duró una semana.. ahora la chiquitina quiere trepar… si si trepar, se quiere subir y bajar. No mide ni medio metro y ya quiere ser escaladora. 3 desmadradas en os últimos 4 días.. Se trató de trepar a unas jabas y se las trajo encima.. (así descubrimos que ya creía que podía) Resultado diente torcido hasta que cumple 4 años y se le caiga. Cerrar las puertas ya no es suficiente por que su objetivo es trepar el sofá.. sofá del que ya se tiró.  Y mientras les cuento todo esto en busca de consuelo solo me canso más por que recuerdo ahora sí que lo recuerdo! Que sus hermanos eran exactamente igual!

Fer con 8 meses no la pude volver a meter al corralito por que se tiraba al suelo de cabeza, de lomo, de poto, como fuera , pero ella huía del corral. Nacho con 7 meses viviendo en Barcelona agarró el plato de sopa de su hermana fue gateando al balcón, el balcón más seguro del barrio, con barrotes, mallas y toldos de protección. El niño levantó la malla y lanzó el plato 8 pisos para abajo.. le cayó a un pobre Polaco que por ahí pasaba (gracias a dios venía anestesiado con varios vinos encima ) y le hizo un tajo en la frente. Con 9 meses se escondió debajo de mi cama detrás de una maleta y no había forma de encontrarlo. Y Fer con 8 meses escalaba la reja para lanzarse al otro lado.

Creo que he perdido la esperanza. El momento que tanto temía e ilusamente me engañaba pensando que no era para tanto ha llegado. En estas 3 semanas he tenido ciática, contractura y hoy torticolis, que desastre. Consecuencias de ser una madre cuarentona.

Ahora volteo y veo que ya está tratando de bajar el escalón a mi cuarto de poto, obvio siento alivio, hasta hace dos días si me distraía un minuto se lo bajaba de cara.

Pueden pensar que soy una madre terrible, pero la verdad es que me da tanta felicidad como flojera y miedo (a veces, muchas veces, casi siempre, más flojera y miedo) ver al terremotito avanzar en sus descubrimientos físicos. Tengo casi 40 y no pues, no es lo mismo que a los 30 ni mucho menos que a los 27, así que sí buena madre o no.. ME DA FLOJERA, estoy cansada y me duele la espalda.. pero así y todo no puedo evitar aplaudir y grabarla a cada paso que avanza.

Hoy trata de trepar y bajar.. que flojera.. mañana que será?

-La Tata, hoy estoy cansada.

Anuncios

4 pensamientos en “Madre de un bebé explorador a los 40…

  1. Liliana Rimac

    Soy mamá primeriza, tuve a mi bebé a los 41 años, es muy agotador sobretodo cuando caminan, y siempre digo no creo que sea lo mismo tener un bebé a los 20’s o 30’s . Te estresas y disfrutas a la vez 🙂

    Me gusta

    Responder
  2. Gina

    Si te sirve de consuelo, yo tengo 34 años y mellizos de 1 año y 2 meses 😁😁. Empiezo el día llena de energía, para las 9:30 de la mañana ya me estoy arrastrando para perseguirlos, a las 3 pm rezando para que quieran hacer siesta y para las 7 pm en piloto automático al borde del desmayo. Por eso me parece tan increíble sentirme tan feliz y tan plena sintiéndome al mismo tiempo agotada

    Me gusta

    Responder
  3. Geovanna

    Estoy viviendo exactamente lo mismo. Aunque empece hace algunos meses con ese trajín. Ahora, mi hija de un año es totalmente independiente, corre por la casa, se esconde, le roba juguetes al hermano, vacía los cajones y tiene la habilidad de encontrar papeles importantes para nosotros (una factura, una receta médica) y comérselos.

    La crema de agencia se volvió un accesorio más de mi vestimenta porque me toca tenerla siempre para tratar de aliviar tantos moretones. Ayer encontré una calculadora en el water….fue un segundo que la puerta del baño quedó abierta…pero ella, rápida y resuelta como es, aprovechó la oportunidad de destapar ese sitio que ella encuentra tan divertido!

    Yo, a mis 40, me pregunto por qué terminó el día tan cansada y me has dado la mejor respuesta.

    Si sirve de consuelo, un truco que usé con mi hijo de 3 y me sirvió, fue dejar un cajón de la cocina (que esté a su alcance) lleno con cosas plásticas (tappers, coladores, bowls, vasos plásticos) que ellos pudieran sacar y jugar. Hoy mientras cocinaba ella se ha entretenido un mundo, sacando cosas. Es algo…no dura todo el día, pero es algo de paz.

    Mientras escribo esto, ella ya se subió a la silla del hermano e intenta saltar. Que terror!

    Suerte y chocolate (para las energías y el ánimo jeje)

    Me gusta

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s