Archivos Mensuales: septiembre 2017

Chocochips con ingrediente secreto…

¿Quieren probar las Chochips más ricas de todas? Pues tienen que probar esta receta con un ingrediente secreto!

¿Se imaginan cual es? Pues es uno que hace que la textura de las galletas sea perfecta y deliciosa… QUESO CREMA! Si llevan queso crema en lugar de huevos. Quedan divinas

Ingredientes

  • 1 barra de mantequilla salada grande
  • 3/4 de taza de azúcar rubia
  • 3/4 de taza de azúcar blanca
  • 1 paquete de queso crema (yo uso philadelphia)
  • 2 cdtas de vainilla
  • 2 1/4 de taza de harina preparada
  • 1 cdta de polvo de hornear
  • 3/4 cdta de sal
  • 2 taza de chips de chocolate (si no tienes yo pico chocolate, el que más te guste)

 

Preparación

  1. Calentar el horno a 175 / 200 grados
  2. Mezclar con la batidora la mantequilla con las azúcares hasta que este bien integrado todo.
  3. Añadir el queso crema y la vainilla y seguir batiendo.
  4. Incorporar la harina poco a poco (yo la cierno primero)
  5. Echar la levadura y sal y seguir batiendo
  6. Dejar de batir, echar los chips de chocolate y mezclar con la espátula.
  7. En un aplancha para el horno bien engrasada (yo uso papel mantequilla) poner cucharadas de masa alejadas la una de la otra.
  8. Hornear de 9 a 11 minutos o hasta que los bordes se vean bien doraditos.
  9. Dejar enfriar en una rejilla, si las comes calientes o tibias son un vicio!
Disfruten!

Mochila de Emergencia, consejos de la abuela.

Mi mamá como buena abuela y tía compartió hace un rato que llevar y cómo hacer la mochila de emergencia de nuestros hijos. Lo comparto con ustedes por que los consejos de la abuela siempre son los mejores ❤
A  la hora  de preparar  mochilas  de emergencia  piensen  en sus  hijos  más  pequeños .

Si son bebés: 
– 4 mudas completas
– Pañales para 4 días (24 pañales)
– Crema para pañalitis
– 1paquete de pañitos húmedos
– Gel anti bacterias pequeño
– 01 toallita de felpa pequeña
– AGUA 3 botellas de 1/2 litro
– Si toma fórmula una lata pequeña
– 04paquetes de galletas si ya come
– 03 pomitos de comida bb ( no son lo ideal, pero para una emergencia sirven)
– 1 frazadita
– un par de juguetes pequeños SIN PILAS
– LINTERNA y pilas aparte
– 12 Bolsas chicas para desechar pañales
– 02 bolsas medianas

Dependiendo de la edad varíen el contenido  de la mochila y cambien cada dos meses los productos y ropa de acuerdo a la estación.

En la mochila pueden poner una libretita y colores para los más grandecitos.
UN CUENTO y un par de zapatillas! Mi nieta tiene un par de cuentos, dos globos, una mini pizarra , crayolas , dos sellitos y una libreta.

IMPORTANTE:
1. Yo le pongo a mi nieta de 3 años la ropa enrollada x muda:  Medias, calzoncito, camiseta, polo de manga larga y leggins .
2. Con este frío pongan una casaca polar , abriga y no pesan.
3.No se olviden de copia de dni del pequeño y de sus padres
4. Pongan una lista de los teléfonos de familia mas cercana en una bolsa ziploc junto a las foto copias de los dnis.

Para hacer una mochila de emergencia para adulto necesitas lo siguiente:

01 silbato

01 par de anteojos de sol

si necesitas lentes de medida , un par.

01 inhalador nuevo o el remedio que debes tomar , para una semana

01 linterna pequeña con pilas de repuesto

01 navajita tipo swiss army

25 soles en sencillo

fotocopia de mis documentos dni brevete etc

02 cajas de fosforos o un encendedor

un par de velas

01 radio a pilas

01 rollo de ph / toallas higienicas de necesitarlas

01 toalla pequeña

pañitos húmedos un paquete

04 sachets de shampoo

0 un desodorante pequeño

de preferencia en spray , así puede ser usado x más de un adulto

02 mudas de ropa interior,medias incluidas

01 par de zapatillas cómodas

02pantalonetas

2 polos manga larga

01 chal  o chalina que te servirá también para taparte la cara en caso de polvo excesivo

01 frazadita de polar de tamaño pequeño como las de avión

01 manta térmica

mascarillas

02 latas de atún

04 paquetes  de galletas

02 paquetes de ajimomen

06 chocolatitos pequeños

03 barras de cereales

caramelos de limón

03 botellas de  litro de agua envasada

02 latitas de leche condensada

04 cubiertos descartables por mochila

04 bolsas de basura

01 paquete de paños humedos

botiquin básico :

curitas un pomito de agua oxigenada un par de gasas una venda, un pomito de alcohol.

colirio simple

una pomada antibiótica chica

 

yo tengo un libro de bolsillo, puede ser una baraja de naipes o algún juego pequeño como el dominó…que ayudaran a bajar el stress.

Tengan también impresos las direcciones y teléfonos de sus familares o amigos más cercanos.

Si no funcionan los celulares , la mitad de nuestra información como los teléfonos estará fuera de nuestro alcance.

 

150017

Toda prevención es buena

Besos y a alistar sus mochilas y minimochilas que obviamente deben estar unidas a las suyas sus peques no van a cargar !

Mamamaty.

En la maternidad y crianza no existe Blogg grande ni chiquito.

Si tienes un blogg de maternidad y crianza este post es con todo mi amor y sinceridad para ti.

Quiero empezar por decir una verdad absoluta que todos debemos tener en mente siempre. No existe blogg grande ni chiquito. Desde el momento en que llegamos a una mamá, a una sola que nos lee, que está al otro lado de la pantalla con la que hemos creado una conexión, un vínculo, una relación.. desde ese momento no importa la cantidad de seguidores o me gusta o comentarios. Importa solo esa mamá, importa solo ese me gusta, importa solo ese comentario. Desde ese momento tu blog es importante no por números y estadísticas si no por lo que en verdad vale esa mamá al otro lado de la pantalla.

Sabiendo esto hay unos consejos que quiero darte por que a mi hace 4 años me hubiera encantado que cuando empezaba alguien me los diera a mi.

  1. RESPONSABILIDAD: Debemos ser  muy responsable con la información que compartimos. Todo lo que subimos en redes llega a una mamá que está buscando información. Que quiere aprender más. Por eso tenemos que estar seguras que toda la información que subimos es cierta, está sustentada y si son temas profesionales específicos (psicología, pediatría, psicomotricidad etc) hacer la consulta con especialistas que te avalen esa información. Siempre que compartimos nuestras experiencias debemos especificar eso, que son NUESTRAS experiencias, que que eso funcionara para nosotras no significa que funcione para todas.
  2. NO JUZGAR: No debemos JUZGAR NUNCA. No importa la línea de nuestro blog. NUNCA JAMÁS debemos juzgar. Estamos hablándoles a mamás y papás que están dando lo mejor de sí. No podemos juzgarlos por que hagan las cosas distinto a la línea de nuestra página. Un blog es un punto de encuentro. En un lugar virtual donde las mamás y papás quieren recibir información y compartir experiencias. Es un sitio al que van por que quieren sentirse acompañadas. Nosotros no sabemos que hay historia hay detrás de cada decisión. Por eso nunca debemos juzgar. Parte de nuestra misión es contener y apoyar.
  3. RESPETO:  Debemos saber que detrás de esa pantalla hay una mamá que entre todos los blogs eligió el nuestro. Nos eligió a nosotras para hacer esa pregunta que tal vez no se atreve a hacerla en su entorno. Nos eligió para compartir su historia por que hizo click con la nuestra. Nos eligió para mandar un mensaje de apoyo por que se siente identificada con nuestra forma de ser. Esa mamá merece nuestro amor y nuestro respeto, por que es por ella y para ella que escribimos. No debemos dejar nunca de contestar los inbox. No debemos olvidar jamás que es a ella a quien le escribimos.
  4. SER CONSECUENTE: Como influenciadores muchas veces recomendamos productos y servicios. No hablemos de  nada que no hayamos probado y en verdad nos encante. No recomendemos a otros padres productos que ustedes no usarían con sus hijos nunca. No recomendemos tampoco productos que no van alineados con el tipo de crianza o life style que promovemos en nuestros blogg. Seamos consecuentes.
  5.  HUMILDAD Y HONESTIDAD: Habrán veces que meteremos la pata, pidamos disculpas públicas. Seamos humildes y recordemos que tener un blogg no nos hace dueños de una verdad absoluta. No siempre a todos le gustará todo lo que digamos y está bien. Contestemos siempre con respeto y cariño. Seamos honestos y transparentes con nuestras opiniones y sentimientos, es ahí que logramos la conexión verdadera.
  6. ORIGINALIDAD: Creemos contenidos propios. Inspirarse está bien, pero hay una delgada línea que a veces se cruza sin querer. No copiemos contenido, generemos el propio, leamos mucho, nutranse, investiguen, conversen con otros padres. Abran los ojos, los ídos y el corazón hay infinitos temas sobre los cuales los padres necesitamos y queremos leer.
  7. SEAMOS TRIBU Por último lo más importante. Seamos comunidad, seamos Tribu. Apoyemonos entre nosotras. Trabajen en conjunto. Formen sus círculos, hagan redes, seamos un clan. Crecer en grupo, en comunidad es la mejor forma de crecer.

Recuerda siempre no existe blogg grande ni chiquito. Desde el momento en que llegamos a una mamá, a un papá tenemos una misión, una responsabilidad, donde al final del día te darás cuenta que es más lo que recibimos que lo que damos.

Tenemos un trabajo maravilloso, sea un hobby, un trabajo real o sea nuestra catarsis tenemos una hermosa misión. Acompañar, informar y compartir con madres y padres en el trabajo más hermoso, en la labor más importante, en la crianza de un mundo mejor, en conseguir ese futuro maravilloso con el que soñamos y que hoy está en nuestros brazos. Contenernos, apoyarnos, enseñar y aprender. Hemos creado un espacio para compartir, para ser comunidad, para ser Tribu y eso no se mide por likes, eso solo se mide con el corazón.

-La Tata, Criando en Tribu

Porque me quiero, saludable soy más feliz.

Te acuerdas cuando eras chibola y te subias un poco de peso? Te ponías las pilas unos días y bajabas de inmediato. Incluso me acuerdo cuando nació mi primera hija, yo tenía 27 años y recuperé mi peso y talla al toke.. Cosa que ya no fue tan fácil a los 3o cuando nació el segundo y ni que decir con la tercera y casi 40.

¿Por qué cuesta tanto bajar de peso después de los treinta y pico de años? es la pregunta del millón. Y la respuesta tiene una explicación biológica. Con el paso de los años, el metabolismo baja y se enlentece. A medida que se avanza en edad el cuerpo quema menos calorías y las que no gasta las convierte en grasa.

A esta edad, además, comienza el descenso de la producción de ciertas hormonas que ayudan a “gastar” o “quemar” grasas, lo que contribuye al descenso del metabolismo y a la pérdida de la masa muscular.

Por otro lado no nos vamos a engañar, ya no nos ponemos las pilas como cuando eramos chibolas y queríamos estar regias para el fin de semana. Cuando nos mirabamos media hora al espejo antes de salir con nuestro flaco que recién nos empezaba a enamorar. Cuando teníamos todo el tiempo del mundo para hacer ejercicio, cuidarnos, mimarnos y comprarnos ropa linda que nos quedaba regio.

Además  de una clara explicación biológica hay toda una carga emocional que es nuestra primera barrera. Con la maternidad muchas veces nos descuidamos. Entre los hijos, la casa y el trabajo no nos queda tiempo para cuidar de nosotras mismas, para vernos al espejo y mimarnos. Tenemos que amarnos como somos , abrazar nuestra belleza interior y apreciar nuestra belleza exterior, pero parte de ese amor es no abandonarnos. No solo por belleza física si no también por salud.

Somos mamás y lo principal es estar sanas. Tener sobre peso no solo nos incómoda y nos deprime (aunque digamos que no nos importa… a todas nos revienta no sentirnos cómodas con nuestro cuerpo) , tener sobre peso es peligroso para nuestra salud. Para nuestro corazón, nuestro nivel azúcar, la circulación y muchas cosas más. Por eso es tan importante mantenernos en un peso saludable. No hablo de ser flacas “regias” modelitos OJO. Hablo de peso saludable, por que no hay mujer y madre más bonita que una sana y feliz.

Así que la primera barrera que debemos vencer es la flojera y el abatimiento! Tenemos que enfrentar al espejo de una y tomar la decisión de estar sana y feliz. No esperes al lunes para empezar.. de hecho yo empecé un sábado!


Para contrarrestar la disminución del metabolismo podemos tomar una serie de acciones que te pueden ayudar a encontrar el peso deseado:

¿Cómo lo hice yo? Dieta equilibrada, teniendo varias comidas sin morir de hambre, tomando mucha agua y moviéndome más. Parece sencillo pero en verdad después de tantos años de desorden y antojos no lo es tanto. Abandonar la dieta es muy fácil. Lo logré gracias al plan de nutrición y el seguimiento y aliento de Diet Service. En verdad que Vale fue un amor, estuvo todo el tiempo dándome aliento, haciendo barra y super pendiente que el plan fuera el adecuado para mi. El saber que tenía que ir todas las semanas a pesarme me emocionaba y motivaba, esperaba el día con ansias para ver cuánto había logrado avanzar. En casa teambién es importantísimo que te apoyen y motiven también.

Además Diet Service tiene el servicio que te mandan la comida a la casa.. así es! Te mandan la comida!!! Osea no hay forma de no hacer la dieta por que no tienes ni que prepararla. Además el hecho de que llegue como “delivery” te quita la ansiedad de pedirte algo. Y si sales a la calla en la app del servicio que descargas en el celular tienes las cartas de un montón de restaurantes para que veas que puedes comer. Si el restaurante no sale en la carta, los nutricionistas de Diet Service te pasaran las opciones saludables que puedes comer ahí. UN HIT

Y como si eso fuera poco también incluye tu rutina de ejercicios diarios. ÉXITO total!

En 5 semanas he bajado 7 kilos y medio. He disminuido 12cm de cintura y 7 de caderas. Mi grasa corporal ha bajado de 44.80% a 36.40% y mi músculo ha subido de 22.30% a 24.50% (me falta hace ejercicio eso sí) y el IMC ha bajado de 27.24 a 24.61. y he pasado de meterme reventando el jean 32 a talla 30 y entrar en algunos 28 apretadita. Todavía me falta un poco más y complementar con ejercicio para llegar a mi meta, pero vamos por buen camino!!

He quedado encantada con el servicio así que como les prometí les paso toda la información y 2 regalos para ustedes!

Información del servicio Diet Service

Paquete Integral de Asesoría nutricional:

  • Evaluación, diagnóstico e historia nutricional completa
  • Plan de alimentación personalizado día por día, que se cambia semana a semana.
  • Controles semanales /1 x semana (aprox 4 en el mes)
  • Rutina de ejercicios según zona del cuerpo a tratar
  • Guía para comer fuera de casa con carta analizada de los restaurantes más conocidos
  • Monitoreo Constante
  • Acceso a la Intranet y App Dietservice

Costo regular mensual: S./ 320 soles.

Primer regalo: Para seguidores de La Tata S./ 250 soles mes hasta el 30 de setiembre del 2017 (llamen YA)

Contamos con 2 consultorios en Surco y San Isidro.

Además contamos con el  servicio de Delivery Saludable:

Delivery saludable donde ofrecemos los siguientes paquetes:

  • Almuerzo: 18 soles diarios ( Yo hice esto y fue un éxito! la comida es deliciosa, sientes que estás comiendo fuera de casa y ya no hay excusa para no hacer la dieta!)
  • Almuerzo y Cena: 28 soles diarios
  • Merienda: 2 soles diarios (adicionales)

*Usamos productos integrales y bajos en grasa.

 

Contactos:

Cel: 989067820

Correo: valeria.valdivieso@dietservice.pe

Inbox Facebook.

Segundo regalo: Vamos a sortear 1  Paquete Integral de Asesoría nutricional ( 1 mes): 

1. Dale me gusta a Diet Service 

2. Dale me gusta a La Tata

3. Comenta en la foto del post por que te quieres ganar el plan y etiqueta a 3 amigas

4. Comparte la publicación desde el facebook en tu muro

SUERTE!

El sorteo será el viernes 15 por la noche

18447142_1295461637218562_2171945968675960685_n.png

Pastel Caprese de Espinaca

Esta receta es tan rica y sana, como rápida y fácil. Es decir un éxito total!

Necesitas:

  • 1 masa de hojaldre
  • 1 bola de queso mozzarella (si es fresca más rico, pero si lo quieres light usa mozzarella de dieta)
  • Espinaca
  • Tomate
  • Aceite de oliva
  • Condimentos: Sal, albahaca en polvo, orégano y finas hierbas (o el italian seasoning que a mi me encanta)
  • 1 molde

Preparación:  El armado es super fácil y divertido para hacer con los chicos.

  • Pon primero a precalentar el horno
  • Engrasa el molde o ponle papel mantequilla. Yo uso el molde chato, la bandeja de galletas, pero puede ser el que quieras , incluso redondo.
  • Estira tu masa de hojaldre para cubrirlo todo el molde
  • Corta el tomate y el queso en rodajas. Separa las hojas de espinaca.
  • Pone en el molde una fila de tomate, una de mozzarella y una de espinaca. Repite hasta llenar todo el molde.
  • Échale aceite de oliva, sal y los condimentos.
  • Déjalo unos 20 minutos en el horno , hasta que los bordes de la masa estén dorados y el queso derretido.
  • Listo! A servir y comer calientito!

 

Una mañana cualquiera.

Me despierta mi alarma a las 6am. La apago rápidamente, antes que el hijito menor que duerme a mi lado se despierte. Me quedo en la cama unos segundos, minutos, tratando de robarle algo de descanso al día. Pero sé que tengo que moverme. Me levanto y verifico que el hijito mayor también siga dormido en su cuarto. Luego, lo más callada que puedo, tomo mi ducha. Me gustaría que dure al menos 10 minutos, pero es breve. Salgo del baño e intento ser tan sigilosa como un ninja. No importa, el hijito menor empieza a hacer ruiditos. Empieza el día

Antes de que estalle el llanto, lo cargo y le doy los buenos días. Sonríe. Lo pongo en la cama mientras me visto y entonces escucho “Mamá… mamá”. El hijito mayor me llama.

Me visto rápidamente. La blusa bonita no, un polo viejo hasta después de dar de lactar. Voy a ver al hijo mayor, beso su linda sonrisa y lo saco de la cuna. “Tu pañal está bien lleno, mejor te lo cambio”, le digo. Todavía no logramos que deje el pañal de la noche. Al menos no hubo accidentes. De una vez le pongo su ropa para el nido. Rápidamente regreso a mi cuarto para cargar al otro hijito. Es su turno de cambiar el pañal y ponerse guapo. Los minutos avanzan. El mayor hace la inevitable pregunta. “Papá está de viaje mi amor, regresa en unos días”, le respondo. No me cambia mucho la vida. Papá empezó a dar clases este ciclo y dos veces por semana se va a las 6:30 am. De hecho, esos días tengo que levantarme aún más temprano, si no, me gana la ducha.

Pongo al menor en el coche y lo llevo a la cocina conmigo. El mayor ha pedido ver Masha. Normalmente hace el desayuno conmigo, pero hoy no hay tiempo para “sus tiempos”, todo debe ser rápido, así que lo dejo. Poner la fruta en la licuadora, preparar los huevos, calentar la leche, tostar el pan. Hoy la lonchera será yogurt, cereal y fruta. Hoy no hay tiempo para ser más creativa, pero sigo cumpliendo las recomendaciones de la nutricionista bloguera a quien sigo fielmente. El hijito menor me mira, babea, empieza a quejarse. Licuar el jugo, servir los huevos, servir el pan y la leche. Llamar al hijito a la mesa. Dios es grande, obedece a la primera. El menor sigue quejándose. Hora de la teta.

El mayor come, mientras yo doy de lactar. Los minutos pasan. Cambio de teta. Chequeo el face y el correo en el cel. El mayor termina. Felizmente ya aprendió a bajar solo de su silla. Empieza a saltar. Es un bello. De pronto, lo inevitable. “Mamá, popó”. Me paró y suavemente retiro al menor de la teta y lo pongo en el coche. Vamos al baño. “Avísame cuando termines”, le digo. Chequeo al menor que no está feliz para nada. “Ya vengo mi amor, sólo un ratito”. Limpio al mayor. Lo convenzo de lavarse las manos conmigo. El menor empieza a llorar. Los minutos pasan. Me caliento mi leche y me preparo un pan con queso. El menor llora desesperadamente. “Hijito, un ratito, tengo que comer algo por favor”.  Tocan la puerta, es la nana. Gracias Universo. Mari carga al menor mientras termino de preparar mi pan. Me siento a terminar de dar de lactar mientras como. ¿Cómo era la vida cuando podía comer tranquila y sin apuros? Tocan la puerta, es mi mamá. “¿Qué haría sin ti?”, pienso. Le pido a Mari que le lave los dientes al mayor y lo abrigue para salir. “No quiero ir al nido”. Por supuesto. Ya va a empezar el llanto. “¿No quieres que mamá te lleve en su bici?” le pregunto. “¡¡Sí!!” es su respuesta. Punto para mamá.

El menor termina su teta. Me lavo los dientes. Me pongo la blusa bonita. Me peino. ¿Para qué me esfuerzo con este pelo? A veces no lo sé. Me abrigo. Busco los cascos, le pongo el azul al mayor. El rojo es para mí. “Mamá, ese es el casco de papá”. No, era mi casco, hasta que él empezó a llevarte al nido, pero las cosas cambian. Nos despedimos. Bajamos al sótano. Mi bici está entre otras dos. Dejo las loncheras en el piso y la saco de ahí. Me doy cuenta que las dos loncheras no entran en la canasta. Sólo el cuaderno, la muda de ropa y la lonchera del mayor caben. Mi lonchera la pongo en el manubrio de la bici. “Tengo que empezar a usar una mochila”, pienso. El vigilante nos abre la reja. Salimos veo la calle todavía un poco húmeda y dos carros estacionados en la ciclovía. Ni modo, iremos despacito por la vereda. Lo siento peatones, pero tengan piedad, es la primera vez que llevo al hijito en bici al nido.

Empiezo a pedalear y tardo unos segundos en agarrar el equilibrio. Lo consigo y respiro de alivio. Llegamos a la esquina y tenemos que esperar, hay muchos carros. Pasan los segundos, que se sienten minutos y finalmente un taxi nos cede el paso. Cruzamos y no tengo mucho espacio para maniobrar. Freno en seco y me acomodo. “Mamá, casi se cae la bici”. Sonrío. “Casi, pero no se cayó. ¿Te asustaste?” “No mucho, sólo un poquito”. Hermoso, todavía no has aprendido a mentir y ojalá nunca aprendieras. Seguimos y ya empiezo a dominar el nuevo equilibrio. Me meto a una calle paralela para evitar los autos. Ya estamos sólo a una cuadra. “Mamá, más rápido”. Sonrío de nuevo. “Hijito no puedo ir más rápido”. “¿Sólo papá? ¿Sólo papá va más rápido?” “Sí, sólo papá. Él es más grande” “Sí, él comió toda la comida”. Me río. Después de todo, es lo que decimos para tratar de animarlo a comer más. Funciona más o menos, pero siempre me recuerda que papá alcanza el techo y mamá no.

Llegamos al nido. A tiempo. La dueña me dice que me veo muy bien. Que parezco la hermana mayor y no la mamá. Debe ser el mejor cumplido que he recibido en  casi tres años. Besos y adiós. Subo a la bici y me enrumbo al trabajo. Ahora si puedo ir más rápido. He dejado 12 kilos y también el miedo de caer con el hijito. Avanzo rápido y llego a la oficina. Me estaciono en el sótano 3B. ¿Cuándo harán estacionamientos para bicis arriba? Subo al piso 2. Abro la puerta y saludo. Miro mi reloj: 8:33 am. Llegué a tiempo. Lo logré. Sonrío.

Dejo de sonreír. 8:33 y siento que acabo de correr una maratón. 8:33 y ya estoy cansada. 8:33 y todavía falta tanto. Yo sólo quiero dormir. 10 horas seguidas. Exagerada. Dormir 5 horas seguidas ya sería maravilloso. Bañarme por 20 minutos sería el cielo. Extraño ser sólo dos y dormir hasta tarde el fin de semana. Ir al cine y salir a cenar más seguido (por no decir casi todas las semanas). Extraño comer como la gente normal y no parando para dar de comer, para dar la teta o comer en 5 minutos antes que me interrumpan.

¿Cómo me metí en este lío? A veces no lo recuerdo. Pero pasan las horas y regreso a casa. Ni bien abro la puerta, escucho sus pasitos corriendo. “Mami, mami”. Bracitos en mi cuello. Y al entrar veo esa otra carita. Me mira con felicidad y desesperación al mismo tiempo. Su cuerpo se abalanza a la teta. Lo amamanto. Y entonces recuerdo. Y soy feliz.

Carmen Noriega.

No quiero hijos que sean los primeros. No quiero hijos que hagan todo bien.


Suena fuerte ¿No? Pero es verdad. Vivimos en una sociedad donde a veces siento que ser feliz ya no es tan importante como ser el mejor. Donde un 20 vale más que un logro … donde, más peligroso aún, ser el mejor es sinónimo de ser feliz y sentirte realizado.

Lo siento, pero yo no quiero que sean los primeros ni que hagan todo bien… y mucho menos quiero que sean los mejores.

Yo no quiero que mis hijos hagan todo bien, mucho menos que lo aprendan a la primera.

Quiero que se esfuercen, que disfruten, que se frustren y aprendan a controlar la rabia la pena y toda emoción negativa que pueda traerles el fallar una y otra vez hasta lograr lo que querían. Quiero que repasen 30 veces la tabla del 8 y que la odien hasta que por fín se la sepan bien y entiendan que si son capaces. que si aprenden a respirar , a controlar la frustración y a concentrarse lo van a lograr. Quiero que sepan que aprenderla a la primera o a la veinteava no los hace mejores ni más inteligentes.

Quiero que se caigan y se aprendan a levantar. Quiero que se raspen las rodillas y se hagan moretones. Quiero que les cueste y lo sigan intentando. No quiero que metan gol en el primer partido, quiero que se caigan de la bici mínimo las tres primeras veces.   Quiero que aprendan que con paciencia, esfuerzo y perseverancia pueden lograr lo que se propongan.Quiero que les cueste , le cueste mucho y sientan el placer de finalmente conseguirlo. No quiero que se la lleven fácil.

Quiero que aprendan que no van a ser los mejores en todo y que eso está bien. Que deben descubrir su talento y vivirlo. Quiero que entienda que habrán cosas que harán fatal y otras que harán genial. Por que no estamos solos, por que vivimos en una comunidad, una sociedad y cada uno tiene un rol que desempeñar. 

Creo que el ensayo error es indispensable para la vida. Creo que para ser feliz 

¿Por que quiero niños que se equivoquen? Por que no quiero adultos frustrados. Quiero adultos que sepan que su felicidad no va de la mano con tener el mejor puesto o ser el mejor en el master. No quiero que se frustren cuando no les vaya bien a la primera. Quiero que sepan controlar sus emociones, quiero que se valoren por lo que son y lo que pueden dar de si al mundo, a los demás y así mismos. Quiero que valoren lo que realmente importa en la vida. Quiero que vivan y disfruten.

Quiero que den lo mejor de sí, que pongan todo el esfuerzo cuando quieren lograr algo por primera vez para que ellos puedan sentir dentro la misma emoción , la misma fuerza con que late mi corazón cuando los veo conseguirlo. Quiero que valoren sus logros y sepan que estaremos ahí para ellos  para celebrarlos.  Pero sobre todo que estaremos en cada caída ayudándolos pero más importante aún enseñándoles a levantarse y seguir adelante.

Ser padres es maravilloso, criar un futuro mejor nuestra responsabilidad 

Historias de maternidad :Nunca dejes de luchar por tus sueños <3 La historia de M

Mi historia de maternidad empezó en el 2009, cuando decidimos con mi esposo después de 2 años de matrimonio ser papás. Fuimos a una clínica para que me hagan una revisión y que “todo esté ok” y allí nos explicaron que salir embarazados no era tan fácil, que solo un 20% de probabilidades de éxito en cada ciclo y que habían muchos factores, pero que como con nosotros estábamos ok seguimos adelante y a intentarlo.

A los 6 meses quedé embarazada. Me acuerdo clarito de ese día, no me vino la regla (yo que siempre había sido puntualísima) y lo supe. Salí del baño con el palito con una 2 líneas, tenues, pero líneas al fin, y saltamos mi esposo y yo gritando “vamos a ser papás, vamos a ser papás!”. Me saqué un examen de sangre, los números del HCG eran bajitos (no sabía qué significaba) y fui al doctor. Vio los números, me preguntó la fecha de última regla, me revisó, no vio nada y me dijo que de repente aún estaba muy chiquito…pero algo no le cuadraba. A los días empecé a sangrar. Fue mi primera pérdida.

Lloré mucho, pero el doctor me dijo que era usual, que no había nada malo y que lo volviera a intentar en 6 meses. Lo volvimos a intentar a los 6 meses y 1 día. Y quedé embarazada, al toque. Ya no saltamos de alegría, solo nos miramos con alegría, pero con miedo. Y de nuevo, el examen de sangre, los resultados bajitos y a la semana empecé a sangrar nuevamente. Otra vez lo perdí…no entendíamos nada y la tristeza nos empezaba a invadir.

Cambiamos de doctor, sabíamos que había un problema, averiguamos con una especialista en fertilidad, que nos pidió varios exámenes. No había nada raro en los exámenes genéticos, ni de hormonas, ni en el espermatograma, ni nada físico, todo bien. Nos hicimos dos tratamientos de inseminación artificial y los dos fallaron…no salí embarazada. La doctora quería seguir intentando, pero nosotros dudamos y cambiamos otra vez de médicos.

Me traté con 2 médicos en paralelo (la más noica jaja), nos hicieron más exámenes y todo salía bien. Ambos nos dijeron, inténtelo de nuevo. Y de nuevo salí embarazada. Fui donde el doctor con el que había conectado más, con mi examen de sangre que decía que estaba embarazada. Me miró y me dijo “estos resultados no están bien, no cuadran con el tiempo que deberías tener” y dicho y hecho, a los días empecé a sangrar nuevamente. Mi tercera pérdida.

Pero este doctor me dijo, no te preocupes, hay esperanzas. Lo vamos a conseguir y me hicieron más exámenes. Unos experimentales que tienen que ver con tu compatibilidad genética con la de tu pareja. Unos exámenes costosos y que en ese momento mandaban a Colombia para su análisis. Y lo encontraron: ustedes dos no son compatibles, nos dijeron. Para que un embarazo sea viable la compatibilidad debe ser 35% y ustedes tienen 12%. Era como si mi cuerpo atacara al embrión porque reconocía que habían genes que no eran los míos. Me hicieron un tratamiento rarísimo usando la sangre de mi esposo, tratándola e inyectándomela en los brazos. Y después de 6 meses más, por fin éramos compatibles. Y nos pidieron intentar nuevamente.

Intentamos y al mes ya estábamos embarazados. Me vio el doctor y aún no se veía nada. Todavía es muy poco tiempo, ven en 2 semanas. A la semana empecé a sangrar un poco. Me mandaron a mi cama y me revisó a las 2 semanas. Era un embarazo ectópico, pero ahí estaba el latido que siempre había querido escuchar. Fuerte y claro, pero que no podía seguir. Me dijeron que tenían que inyectar algo para sacar el embrión y que se perdiera solo. Que era peligroso para mi vida.

Nunca he llorado tanto como esa vez. No podía creer que estuviera haciéndole eso al bebé que había querido tener durante casi 3 años. Después de las inyecciones, me revisaron nuevamente y su corazón seguía latiendo, me tenían que operar. Me operaron y salvaron la trompa donde se había alojado mi pequeño. Me dijeron que esperara 3 meses más porque las medicinas eran fuertes y que volviéramos a conversar.

Estaba en la tristeza absoluta y no ayudaban nada los comentarios de que ya tenemos 5 años de casados, que para cuándo, que me relaje, que tal vez son con buena intención, pero cómo duelen cuando la persona que lo dice no sabe qué pasa. Busqué un psicólogo para que me ayudara a procesar lo que ya no podía hablar con mi esposo ni con nadie. Pero no estaba dispuesta a renunciar a mi sueño. Pasé mi etapa de duelo y mi esposo y yo nos fuimos de viaje para relajarnos…ese fue el último viaje que tuvimos solos J

Cuando regresé ya con más paz, conversé con mi doctor e intentamos una fertilización in vitro. Quedaron dos embriones sanos y perfectos (un niño y una niña) que me implantaron un 1 de mayo de 2012. Ya no celebramos ese día como el día del trabajo sino como el día de la celulita. Se implantó solo uno, mi niña arcoíris, la que vino después de la tormenta. El día que nos dijeron que estábamos embarazados fue increíble y por fin sentimos que lo habíamos logrado. Y aunque fue un embarazo fácil al inicio tuvo muchas complicaciones al final. Fue un embarazo lleno de miedos, de idas al doctor casi que para que me dijera que todo iba a estar bien…y por supuesto no le contamos a nadie hasta que tuve 4 meses y ya no había forma de esconder la panza.

Mi niña nació prematura y sin aviso, un mes antes de que la fecha probable de parto pero sana. Fue el mejor día de mi vida, con una mezcla de emociones increíble…pasé por el miedo y por el llanto y finalmente por la felicidad completa.

Después tuve 1 niña más, ya con un embarazo más sencillo. Mis hijas tienen ya 4 años y 1 año. Ellas son felices y nosotros también. Mi mensaje es que siempre hay esperanzas, hay que buscarlas, pelearlas, buscar ayuda y ser fuertes. La infertilidad es dolorosa, a veces un camino largo, pero es un aprendizaje del que, estoy segura, sales más fuerte!

Espero que mi historia le sirva a alguien.

Un abrazo

M (de mamá)