Archivos Mensuales: julio 2016

La mejor decisión

Últimamente me han dicho mucho, Asu que valiente, tres.. estarás cansada no? Cómo haces? Me lo han dicho ya tantas veces que supongo que me debo ver cansada (no me extrañaría, lo estoy) . También es cierto que me ven menos (casi no tengo tiempo para nada). Si me vienen a visitar mi casa está más patas arriba que de costumbre (es que es desorden multiplicado por 3) Y si pues es verdad, valiente o no, es un chambón. Tres no son pocos, son un montón. Pero son nuestro montón, no somos valientes, somos felices, cansados, ocupados y felices.

Hoy vacunamos a Emilia. Está cabizbaja y decaída, pero no pierde la sonrisa… puede que no la pierda por que es una niña feiz, pero lo cierto es que no la pierde por que sus hermanos no la dejan.

Veo a mis tres cachorros, revolcándose en la cama, riendo, escondiéndose debajo de las mantas y haciéndose cosquillas, los veo mirarse con amor (a pesar que los mayores hace 10 minutos se podían desintegrar con la mirada) Pero se han amistado por que su hermanita menor no se siente bien y ellos la quieren ver sonreír. Esta pequeña los une, los reúne. Son un manchón y son el uno del otro y lo saben. Los veo tan juntos, tan unidos, tan hermanos que se me pone la piel de gallina.

Criar tres hijos no es fácil, menos con estas tremendas diferencias de edades, mientras una tiene explosiones hormonales el otro no se quiere bañar y la pequeña se volvió  a meter papel a la boca. Es agotador, estresante, difícil y hay veces que hasta frustrante…pero tener 3 hijos a sido la mejor decisión de mi vida.

No podría ya imaginar mi casa sin el desorden constante, sin los gritos, las peleas y las risas, pero sobre todo no puedo ya imaginar mi cama vacía sin estos 3 cachorros saltando debajo de las frazadas, adorándose y mirándose con amor, juntos y revueltos en las buenas y las malas, hoy y siempre.

Es un chambón, lo sé, hay que estar un poco loco, lo sé. Pero todo vale la pena cuando los vez amarse así, por sobre todas las cosas. Cuando te das cuenta que se entienden solo con la mirada, como si tuvieran un lenguaje secreto. Cuando vez que no necesitan decir nada para saber lo que el otro siente y necesita. Cuando te das cuenta que lo comparten todo, desde sus padres, sus genes, su historia hasta el último pedacito de chocolate. Ninguna otra relación puede ser tan íntima y única como esa.  Cómplices, amigos, socios, tribu…hermanos.

Ser un familión ha sido la decisión más descabellada y más cuerda que hemos tomado. Ha sido la mejor decisión de nuestras vidas. Tener un familión es nuestra vida.

La Tata Criando Hermanos

Yo grito, rujo y saco las garras delante de mis hijos.

Leyendo el título muchos pensarán que me volví loca. O que es un titulo con doble sentido y luego terminará siendo un post amoroso. Pues no, ni es un post amoroso ni hay doble sentido en el título por que es cierto: Yo grito delante de mis hijos.

Ejerzo la crianza respetuosa. Esto significa respetar a mis hijos, respetar a los demás y enseñarles a ser respetuosos, pero sobre todo y lo más importante enseñarles a hacerse respetar.

Lamentablemente no todos tenemos los mismos valores ni educación, por ende no todos respetamos las leyes, los derechos, el civismo ni al prójimo por igual. Me encantaría vivir en un mundo donde todo fuera paz y amor y mis hijos nunca me hubieran oído gritar, gritar y pelear por defender nuestros derechos, jamás por faltar al respeto o agredir a alguien.  Pero ya que no vivo en ese mundo con el que sueño  lleno de arco iris, con el pelo trenzado con flores  y paseando en unicornios, me toca gritar, y gritar fuerte con el par de ovarios que tengo, como la mamá leona que soy.

Me ha pasado ya varias veces (lamentablemente) que mi flaco o yo hemos tenido que alzar la voz y sacar las garras ante alguna situación de agresión en la calle delante de nuestros hijos, y lo que más me sorprende no es aquel que agredió, sino aquella (si, por desgracia la mayoría de las veces es una aquella y no un aquel) que en lugar de espantarse por la agresión se le aflojan los calzones y le indigna que nos defendamos por que estamos delante de los niños, y delante de los niños no se grita.. pero si la ofensa, la agresión ya fue delante de ellos!

Obviamente se que gritar delante de los niños no está bien. Pero tampoco lo está que crezcan creyendo que sus derechos se pueden pisotear. Que cualquier extraño en la calle tiene derecho a agredirlo de ninguna forma, ni mucho menos poner su vida en peligro. Y si eso pasa tengan por seguro que esta leona va a rugir por sus crías y va a rugir por ella, enseñándoles que uno no baja la cabeza por el que dirán.

El año pasado les conté indignada como el portero del edificio de atrás se portó pésimo con nosotros. La gata de mi hija tenía días desaparecida, íbamos tocando timbres, hablando con los vecinos y dejando volantes en las tiendas y edificios. (Gracias de nuevo a todos los que ayudaron en la búsqueda que fue exitosa!). Yo estaba panzona y con mis hijos cada uno en una mano. La mayor destrozada y llorando. Como el portón estaba cerrado metimos unos volantes debajo de la puerta, el salió los recogió, los leyó, nos miró y me empecé  a acercar pensando que nos iba a ayudar… nos tiró los volantes por la cara gritando que no lo llenáramos de basura… nos lo tiró con desprecio, a una mujer embarazada, un niño de 7 años y una niña de 11 que estaba llorando por su gata. En ese momento lo quería matar pero no me iba a poner en peligro así que me contuve y llame a mi flaco. Quien vino en 3 segundos y le cantó 4 verdades exigiendo una disculpa con nosotros. Los vecinos nos apoyaron, pero una señora estaba indignada, que horror como van a gritar delante de los niños. Por favor señora,  ni mi flaco ni yo vamos a permitir que nadie se meta así con nuestros cachorros, ni que ellos crezcan creyendo que alguien los puede tratar así o menos aún criarlos con miedo a hacerse respetar.

Hace 2 días tuve uno de los peores sustos en mucho tiempo. Estaba cruzando Benavides con Emilia en el coche. Cruzaba por el paso de zebra y en luz verde para mi roja para los carros. Un camionetón dobló  y se nos vino encima embalada, me movió la capota del coche y yo lo giré de inmediato. Lo tenía tan encima mío que pude solo estirar la mano y meterle tres golpes al carro mientras lo miraba a la cara y lo gran puteaba, si señores, sorry, pero lo GRANPUTEABA con un grito que me salía del útero más que del alma. Terminé de cruzar la calle y ya en la vereda arranque a llorar del susto, que gracias a dios solo fue eso, un susto.  Me raspaba la garganta del grito que había dado, y la verdad si me volviera a pasar lo volvería a hacer.

No me voy a quedar callada nunca. Menos aún si estoy delante de mis hijos. Los voy a seguir educando con respeto y amor, para que ellos nunca hagan las cosas por las que su mamá ruge,  grita y saca las garras. Los educo para que respeten a los demás, pero para que por sobre todas las cosas se respeten así mismos, caminen con la cabeza en alto y vivan sin miedo,  y para eso lo siento, pero en la sociedad en que vivimos no siempre lo podemos solucionar hablando, poniendo una queja o explicando, a veces tenemos gritar.