Archivos Mensuales: septiembre 2014

Aló?

Estoy intrigadísima con los efectos sobre naturales de este aparto. ¿Qué magia oculta?¿Qué poderes tiene? Le pondría el señor Bell algún ingrediente secreto como la sustancia X “del profesor” o tal vez tendría serios problemas de comunicación con su madre.

Es que algo tiene que haber! No puede ser que cada vez que intenté hablar por teléfono aparezcan estos dos por arte de magia: Mami tengo hambre, maaaa mi cuaderno, mamá a que hora llega papi, mamiii que haces? Ma estoy aburrido, mami te amo, maa encontré tu máquina de afeitar … Es que es inevitable. Y te pasa a ti y a ti, es que nos pasa a TODAS, y siempre en las llamadas MENOS adecuadas!

Se pueden pasar horas sin saber si quiera si estoy o no en casa, puedo buscarlos para estar con ellos y me chotean… pero si se me ocurre tocar el teléfono.. es alucinante.. es como un imán. He intentado todo, hablar en el jardín, ir a la cocina, encerrarme en el cuarto, esconderme en el baño… resultado, me encuentran, me encuentran siempre!

Pero yo soy paciente… y maquiavélica, estoy esperando tranquilta que llegue la adolescencia y las interminables loras por teléfono… Hija que haces? Hijito con quien hablas? China es el chico que te gusta, que roche seguro te invita a salir! Amor es la chica esa que dices que es linda, ayy pásamela para saludarla. Chiquito lindo donde dejaste mi chompa, la que te pusiste ayer! Gordita no querías ir a comprar ropa interior hoy? Uy sorry estaban en el teléfono…

Muajajajaja Karma.. ya me tocará!

-La Tata… sin poder devolver llamadas, todo al inbox por favor!

Anuncios

El primer beso♥

Mami, ¿Cómo fue tu primer beso? ¡¿Mami a qué edad tuviste tu primer enamorado? ¿Cómo fue? ¿Dónde fue? ¿Que se sintió? ¿Te dio roche?

Mi bella casi once.. si, si ya es hora de admitirlo, la pubertad llegó y mi bella dejó de ser una tierna casi diez para convertirse en una maravillosa casi once— Bueno mi maravillosa casi once me bombardea a preguntas, llena de curiosidad y ansiosa de respuestas.

En qué momento pasamos de Mami pon mi diente debajo de la almohada , a ¿Mami cómo fue tu primer beso?… ¿Cómo que en qué momento??? En casi 11 años será..¿No?

Volví a mirar a mi pequeña niña que esperaba curiosa y ansiosa mi respuesta, por saber más de mi adolescencia. Le conté mi historia, me contó también sus cosas, sobre su vida, el cole, sus sueños y sus amigas, hablamos mucho rato. Conversamos y reímos, fuimos cómplices y me sentí segura, tranquila y agradecida de la confianza, la intimidad que tenemos… y en ese momento me di cuenta de una verdad que hace tiempo me ronda. No me da miedo que crezca, ni las cosas que están por pasar, ni las preguntas que están por venir. Me daba miedo que no venga corriendo a mi cuando tenga una duda, cuando no sepa que hacer, cuando sea feliz, cuando le guste un chico, cuando le rompan o rompa el corazón. Pero sobretodo me aterra pasar esa delgada línea que separa la maternidad de la amistad.

Vuelvo a ver su cara relajada, curiosa y confianzuda preguntándome ¿Mami, como fue tu primer beso? Y me vuelve el alma al cuerpo. Debo confiar en seguir haciendo lo que he hecho hasta hoy, lo que nos puso hoy frente a la pregunta y frente a la respuesta, frente a las risas y la confianza, frente a esta niña maravillosa que corre a mis brazos cuando necesita respuestas.

Luego de un rato tiradas sobre la cama, vuelve a interrumpir el silencio y me dice:

“Mami, cuando se más grande, el día que me de mi primer beso, te lo voy a contar a ti primero ¿Ya?”

Ahora si, mi felicidad es plena, se me derrite el corazón y mi alma baila de contenta.

No se que pasará el día de su primer beso, no se si vendrá corriendo a contármelo o si llamará a su mejor amiga, o tal vez se guarde el secreto para soñarlo un rato más. No lo sé y no importa. Lo único importante es que hoy, en este momento, ella cree y confía en mi. Hoy no soy su mejor amiga, soy su madre y me lo quiere contar todo. Hoy, en este preciso momento estamos más unidas que nunca, unidas por secretos, amor, intimidad y risas.  Hoy confía en mi y está segura de querer contarme su primer beso y eso es lo único que importa, por que hoy es lo único que tenemos, hoy es lo único que existe, y es hoy que debemos ser felices♥

-La Tata, hoy.

La Familia Elegida

Una de las cosas que más extrañé mientras viví fuera fue decir y oír “Tío” Tía”. Una de las maravillas de nuestra cultura, nuestras costumbres como sociedad es que tu tíos no son sólo carnales, no son sólo los hermanos o primos de tu padres. Tu tíos queridos y adorados son esos amigos de tu viejo, compañeras del cole de tu mami, amigos de la infancia de tus abuelos.

“Los amigos se convierten en nuestra familia elegida”… familia elegida no solo para nosotros, sino para nuestros hijos, nuestros nietos y nuestros padres. Tengo la suerte de tener 2 generaciones de tíos adoradas, tíos no carnales sin embargo mis tíos del alma, los mejores amigos de mi abuela y los mejores amigos de mi mamá. Tíos que han hecho mi vida más feliz y plena. Amigas y amigos que mi madre y mi abuela eligieron como parte de nuestra familia y que ellos nos eligieron a nosotros.

Hoy elijo yo, hoy me elijen a mí. Mis amigas y amigos del alma, amigos de hoy, de ayer, de siempre. Amigos de hace 30 años del barrio , amigos de hace 1 año, amigas de hace 2 meses,  por que en verdad el tiempo no importa cuando haces “click”, cuando conoces y reconoces a tu familia elegida, cuando quizás tu ángel de la guarda nos cruza en el camino en el momento preciso.

Y hoy soy tía, tía de unas maravillas que adoro, sobrinos que en mi caso andan por todas partes del mundo, a la vuelta de mi casa y siempre en mi corazón. Y a su vez sus papás, son los tíos, padrinos y madrinas todos de mis hijos, porque no podría elegir a solo uno, porque ya en su momento los elegí a todos, los elegí de familia para mí y para los míos. Mis amigos del alma, mis hermanos de la vida, mi familia elegida.

b39faaf0f2b44fbf0597c7cfb97b5dfb

– La Tata

Siempre seré una madre primeriza

Cuando hablamos de “primerizas” nos imaginamos a una mamá embarazada, con un bebe o un niño pequeño.  Cuando vemos a una mamá de hijos adolescentes, la vemos como una madre experimentada, que ya lo sabe todo y es la voz de la experiencia. FALSO! MENTIRA! Puede que las que tenemos hijos más grandes tengamos un par de años más de experiencia, pero te confieso querida compañera de tribu, que lo de primerizas no nos lo quita nadie..

Los hijos van creciendo y nosotras con ellos de la mano. Nada nos prepara para lo que viene en la siguiente etapa. Luego de la primera teta, el primer mamá, la primera papilla, el primer diente, el primer paso, el primer día de cole y muchas primeras veces más la cosa no termina ahí. Hay muchas primeras veces que nos acompañarán durante toda la vida cuando eres mamá, por que la maternidad no se acaba con la niñez, la maternidad dura para siempre.

Yo hoy entrando a la pubertad me siento más primeriza, más perdida y más llena de dudas que nunca. Me encuentro frente a un sin fin de nuevas primeras veces, y no siempre sé si estoy reaccionando bien o tomando las decisiones correctas. Me siento tan vulnerable y dudosa como me sentía cuando la tuve en mis brazos por primera vez. Todas las dudas y preguntas vuelven a mi cabeza ¿Lo haré bien? ¿Soy buena madre? Y ahora…¡¿Qué hago?!  y con ellas también todas las emociones maravillosas de verla crecer y disfrutar de la vida. Me temo  que esta sensación de primeriza no va a desaparecer cuando superemos el primer beso, la primera regla, la primera fiesta y la primera rotura de corazón.

Hoy tengo más claro que nunca que seré primeriza por el resto de mi vida, que cuando supere la adolescencia y mi pequeña sea ya una mujer, aún habrán un sin fin de maravillosas primeras veces por venir. Los nervios cuando se vaya de viaje sola por primera vez, el orgullo que sentiré ese día que tomemos desayuno en su primer día de trabajo, el vacío y satisfacción de verla crecer cuando se independice y se vaya a su primer segundo hogar. La primera vez que me invite a comer a sus casa.

Me alivia saber que seré primeriza por siempre, que aún hay mucho por descubrir, que nos faltan infinitas primeras veces por sentir. Que seguiremos creciendo juntas de la mano. Que hay mucho que me falta por aprender como mamá en este largo y mágico camino. Que hay emociones maravillosas que me quedan por vivir por primera vez, cada una más maravillosa que la otra. Como cuando llegue a casa, corriendo a mis brazos y me diga, “Mamá. Estoy embrazada. Voy a ser mamá.” Cuando la vea por primera vez con su hijo en los brazos y me lo de para cargarlo y olerlo por primera vez, parte de mi, el bebe de mi bebe. Y es que si, así es, seremos primerizas por siempre y para siempre, por que seremos madres toda la vida, y esto no se nace sabiéndolo hacer, esto se aprende viviéndolo un día a la vez.

La Tata, agradecida de ser primeriza por el resto de su vida.

11 consejos para un Crianza NO sexista

El cambio comienza por casa, el cambio está en nuestras manos. Un mundo mejor, más justo, más humano y respetado es posible. El mundo del mañana dirigido por nuestros hijos.. esos hijos a los que estamos criando… el cambio depende de nosotros, está en nuesra criaza, en nuestro ejemplo. El futuro del mundo está en nuestras manos y está ahora mismo en nuestros brazos.
Criemos con amor, con respeto y responsabilidad. En lugar de pedir que se acabe la violencia de género, la injusticia, la falta de respeto por la vida, el machismo, la violencia. Hagamos el cambio hoy, hagamos el cambio ahora. Criemos para lograr un mundo mejor

1. Los Quehaceres de la casa: Delega en tus hijos (según edad) las mismas responsabilidades domésticas que les das o darías a tus hijas. Si tienes la pareja dales a los dos las mismas responsabilidades repartidas.  Por ejemplo, poner la mesa, lavar los platos, guardar la ropa limpia, ayudar a cocinar. Si tienes niñas y niños, ten cuidado de no delegar más tareas en las niñas, solo por el hecho de ser niñas. Ellos también deben colaborar por igual

2. Información hormonal durante la pubertad:  Cuando llegue el momento ten con tu hijo la misma conversación que tendrías con tu hija. Ellos también pasan por cambios y también necesitan saber los cambios por los que pasamos nosotras. Explícale a las niñas lo qu epasa con los chicos y viceversa. Explícales sobre cambios hormonales, sobre lo maravilloso de nuestro cuerpo. Enséñale  tus hijos, niña y niño a respetar nuestro cuerpo  y admirarlo, a entender nuestras hormonas y sensibilidad.

3. Los juegos no tienen sexo: Deja a tu niño jugar a las muñecas, está desarrollando su instinto paternal, déjalo jugar a cocinar, tal vez sea un gran cheff o si no simplemente disfrute mucho de cocinar para la mujer que ama y su familia. No le digas que son juegos de chicas, son juegos de rol, de imitación, son juegos que harán que no sea un machista. Deja que tu niña juegue a los carros, que se embarre y juegue con herramientas, que no deje de sentirse femenina por que prefiera un divertido set de herramientas que una muñeca.

4. Los niños SI lloran y las niñas no son débiles:  No hagamos que nuestros niños desarrollen una coraza de rudeza a su alrededor, una aire de superioridad que los protege del dolor y del miedo haciéndolos falsamente más fuertes y rudos que las mujeres. Déjalo llorar, déjalo tener miedo, déjalo crecer conectado con su sensibilidad. NO le e nseñes que para ser fuerte debe ocultar sus sentimientos. No le enseñemos que no tiene derecho a sentirse mal. No usemos frases de debilidad ligadas a las niñas.. ” no llores como niña” ” te asustas como niña” ” te cansas como niña” “tienes la fuerza de una niña”.  Esto es falso, despectivo, y hace mucho daño a la percepción que van creando las niñas de si mimas

5. Servirse entre todos en   casa: Antiguamente la premisa era que las mujeres debían atender a los hombres de la casa, rompamos estás viejas costumbres de raíz. Que los niños y niñas  atiendan a su hermana, a su abuela, a ti al igual que a papá , al abuelo, al tío y al hermano. Que hagan cosas por ustedes, no en un día especial, no sólo en el Día de La Madre o el Día de La Mujer, el Día del PAdre etc . Que lo hagan como algo cotidiano, que crezca haciéndolo como algo normal.. por que lo es. El servir y atender es un acto de humildad. La humildad es un valor que todos debemos tener para vivir en repsto y armonía

6. Permisos y responsabilidades  No hagas diferencias en los permisos y responsabilidades entre tus hijos solo por una cuestión de género. Si tu hijo a los 15 tenía permiso hasta la 1:00 am para volver de una fiesta, debe ser el mismo permiso que tenga tu hija a la misma edad.

7. Invitar a sus amigos del sexo opuesto Generalmente caemos en el error de solo invitar a sus compañeritos de clase del mismo sexo a jugar a casa. Inviten también a sus amigas y amigos, o a un grupo de niños y niñas Fomentemos el juego mixto , la creatividad, el juego de rol, el respeto y cariño .

8. A las mujeres NO se les agrede…no se agrede a NADIE Parece un mensaje obvio, pero a veces dejamos pasar un empujón o un grito a su hermana. Si bien los dos se pueden estar peleando y tal vez el no empezó no podemos dejar pasar una agresión por ningún motivo, y esto va tanto para niñas como para niños. En mi casa la norma es, El primero que agrede pierde, no importa quien empezó o quien tuvo la culpa, el que agrede perdió.

9. No permitas comentarios sexistas. Siempre debes levantar tu voz, debemos tener cero tolerancia ante el sexismo. Que tus hijos te vean fuerte, firme haciéndote respetar siempre.

10. El ejemplo: Podemos decirles muchas cosas, darles consejos, enseñarles, pero la verdad es que finalmente ellos aprenden del ejemplo. Que vean como se resepetan y se tratan tu y tu oareja,  que te cuida por que te ama, no por que eres débil. Que lo atiendes y engries por que lo amas no por que es tu olbigación d emuejr.  Que las tareas del hogar y la crianza sean compartidas. Y en cuanto a nosotras, lo más importante, no nos critiquemos entre nosotras. No hablemos de forma denigrante de otra mujer. Ama tu cuerpo, tu rol de madre y de mujer. Respeta y vive tu feminidad con plenitud y orgullo.  No olvides nunca lo maravillosa que eres, lo maravillosas, fuertes, valientes, poderosas y sensibles que somos. Enséñales desde tu amor por las mujeres a respetarnos a todas.

11. Respeto: Todo se basa en el respeto. El respeto por los hombres y por las mujeres, el resto por toda la humanidad sin importar género ni condicón sexual.  Enseñemos a respetar y amar la vida, la naturaleza, el planeta. El respeto y amor por todo ser vivo y por la naturaleza es la base de todo. Es la base para un mundo mejor para todos.