Archivo de la etiqueta: criar con ejmplo

Bienvenida a la competencia…OOOPS quise decir a La Maternidad.

Tienes unos días de retraso te haces unas pruebas y te enteras que estás embarazada, se lo cuentas a un par de personas que te felicitan y te apoyan pero nadie te dice una verdad que permanece oculta en todas nosotras.  Aún no lo sabes pero acabas de entrar en el mundo más competitivo que te puedas imaginar. Ni los máster, ni el deporte, ni el colegio, tu alto rango de ejecutiva, ser una más entre muchos empleados o ser la del medio de 5 hermanos te podrán preparar para el nivel de competitividad constante y silenciosa  (a veces no tanto) a la que acabas de ingresar… No salgas corriendo… No hay vuelta atrás.

Lo cierto es que todas, todas somos competitivas en la maternidad. Algunas  en mayor o menor nivel, pero quien diga que no o nos miente o se miente así misma. Podríamos decir que es parte de nuestra naturaleza, está tatuado en el ADN. Hay muchas que lo saben manejar y  controlar y otras que en verdad… Bueno que les voy a contar que no sepan ya…¿nunca faltan no?
La competencia y comparaciones empiezan desde el día uno en que cuentas que estás embarazada… Siempre habrá la amiga que lo pasó  peor, que fue más mártir, que vomitó más que durmió menos… Por otro lado estará la que nuuuunca se sintió mal, ni engordo , ni le dolió parir, encima se puso más guapa y el pelo le brillaba (odiosa). Tendrás muchas amigas o familiares en esos casos pero habrá un par que se encargará de recalcarlo. Si pensabas que eso es pesado estas en nada…
Lo fuerte se viene después, comparaciones absolutamente injustas y ridículas en base a qué tipo de parto hemos tenido y sobre nuestra lactancia ….. No flaca por ahí no es buen camino, en este tema si no tienes nada agradable, de apoyo y contención que aportar déjame que te diga: “Calladita te ves más bonita”. Ni siquiera voy a ahondar en este tema por lo injusto y ridículo que me parece.
Por fin tienes a tu bebé en brazos y comienza “la pregunta”, esa pregunta que deberá mantener alerta tus antenitas  de vinil…  lugo de observar como quien no quiere la cosa  peso, estatura, movimientos y nivel de desarrollo llega directa: ¿cuánto tiempo tiene?
¡Alerta! ¡Puede ser una trampa! Siempre seguida a la pregunta vendrá una frase de comparación. Oohhh se llevan solo unos días… ¿Ya come sólo? ¿Ya gatea? ¿Recita el abecedario al derecho y al revés? ¡¡¡Por favor!!! Quisiera decir suéltame un rato, pero confieso que cuando no me lo han preguntado, he sido yo la que también preguntaba de puro metiche… Odiosa soy,  yo lo sé.
En el primer año te encontrarás en cada ida al parque con alguna de estas preguntas..Que si tienes leche, ay hija yo era una vaca. Que si duerme toda la noche…pobrecita el mio duerme solito desde los 3 meses . Que por que le das teta y no biberón… Que por que le das biberón y no teta… Que como vas a usar el coche que lo vas a traumar.. Que como lo porteas tanto le vas a deformar las piernas. Que si ya se paró, que si ya camino…El mío a esa edad corría… Que si ya dijo mamá, papá, le salieron los dientes o ingreso a la universidad!
Luego a medida que van creciendo los temas se vuelven más complicados al entrar en la competencia no sólo tiempo de desarrollo, talla y peso  sino también comportamiento, crianza y desempeño académico… Pucha en verdad que flojera. Tengo una adolescente,un niño y una casi toddler…y en mi experiencia te digo flaca.. ¡Qué flojera! Que flojera como, cuesta hacerse la sorda. Pero entre nos, cuesta más no soltar la lengua y decir sin querer queriendo algún comentario ácido que deja en claro que tu hijo es mejor… No todo comentario competitivo es a propósito y con mala leche, la mayoría  son silenciosos y muchas veces sin un ánimo real de joder, solo es nuestro hiper orgullo por esa criaturita que en nuestro mundo nadie podría superar. Claro, en nuestro mundo, pero no en el mundo real cada niño es un mundo, un ser completo y ninguno es mejor al otro, son simplemente diferentes como lo somos las madres, como los somos todos, porque para poder seguir, crear y crecer debemos ser diferentes todos o sino nos estancamos.
¿No es ya suficiente con la montaña rusa que es un embarazo y todo a lo que te tienes que enfrentar que además tenemos que tener dudas extras por andarnos comparando las unas a las otras? ¿No es ya el parto suficientemente intenso y totalmente nuestro como para permitir experiencias ajenas cargarlo más? ¿No es la crianza lo suficientemente difícil y complicada como para encima pensar que lo hacemos peor de lo que creemos porque en la casa del vecino todo fluye como la seda? No pues, no es justo. La maternidad es hermosa, es maravillosa  pero es tan feliz y llena de luz como turbia y desesperante como para aumentar matices extras.
No podemos seguir lanzando comentarios como:  “Uyy mi hijo también hace berrinches pero si me hace uno como hace el tuyo me vuelvo loca” .”Pero como se sacó 09 estaba facilitó mi flaco se sacó 20″ “Uyyy pero todavía no habla” “Tiene 2 y medio y sigue con pañal? La gordis el día que cumplió 2 se lo quité en una”
No puede ser que, hablando con una amiga mamá de dos preocupada porque su pequeña  de 2 años no lo está pasando bien probablemente por los celos, después de un rato conversando y contándole que mi hija mayor  era re intensa  me diga.. Ya no me siento la única, ya no me siento tan sola… ¿¿¿Sola??? ¿Es enserio? Tiene amigas con bebes de la misma edad, la pequeña va al nido y conoce a otras mamás… Como te vas a sentir sola cuando tu pequeña tiene crisis de pataletas y berrinches  si todos hemos pasado por algo parecido en mayor o menor grado. Pero claro de la puerta para afuera muchas veces no contamos la historia real.  Cómo te dije ayer flaca,a quien diga que tiene una maternidad perfecta y es solo feliz no le creas nada.
Tenemos que empezar a ser más honestas, menos jodidas, más reales y transparentes. Lo podríamos pasar muchísimo mejor si dejamos de compararnos  y competir.  Todas tenemos una historia diferente, todas tenemos hijos diferentes. Ningún niño es igual al otro, ni siquiera hermanos criados por los mismo padres. Si tal vez el tuyo habló antes.. pero camino después. Tal vez el tuyo no hace pataleta… Pero como cuesta hacerlo dormir no?
No existe el hijo perfecto ni mucho menos la madre perfecta, no hay una fórmula mágica de crianza, ha sido difícil desde que el mundo es mundo y lo seguimos intentando, van cambiando las teorías y los métodos y la verdad solo podemos hacer lo mejor que podamos y criarlos según aquello en que creemos. Para mi la maternidad es tan maravilloso como difícil y agotadora y no creo ser la única que se sienta así.
Creo que ha llegado el momento de evolucionar y darle una vuelta a la historia sacar ese chip de nuestro adn y dejar de jorobarnos tanto sin querer queriendo y apoyarnos más.
-La Tata, Criando en Tribu

11 consejos para un Crianza NO sexista

El cambio comienza por casa, el cambio está en nuestras manos. Un mundo mejor, más justo, más humano y respetado es posible. El mundo del mañana dirigido por nuestros hijos.. esos hijos a los que estamos criando… el cambio depende de nosotros, está en nuesra criaza, en nuestro ejemplo. El futuro del mundo está en nuestras manos y está ahora mismo en nuestros brazos.
Criemos con amor, con respeto y responsabilidad. En lugar de pedir que se acabe la violencia de género, la injusticia, la falta de respeto por la vida, el machismo, la violencia. Hagamos el cambio hoy, hagamos el cambio ahora. Criemos para lograr un mundo mejor

1. Los Quehaceres de la casa: Delega en tus hijos (según edad) las mismas responsabilidades domésticas que les das o darías a tus hijas. Si tienes la pareja dales a los dos las mismas responsabilidades repartidas.  Por ejemplo, poner la mesa, lavar los platos, guardar la ropa limpia, ayudar a cocinar. Si tienes niñas y niños, ten cuidado de no delegar más tareas en las niñas, solo por el hecho de ser niñas. Ellos también deben colaborar por igual

2. Información hormonal durante la pubertad:  Cuando llegue el momento ten con tu hijo la misma conversación que tendrías con tu hija. Ellos también pasan por cambios y también necesitan saber los cambios por los que pasamos nosotras. Explícale a las niñas lo qu epasa con los chicos y viceversa. Explícales sobre cambios hormonales, sobre lo maravilloso de nuestro cuerpo. Enséñale  tus hijos, niña y niño a respetar nuestro cuerpo  y admirarlo, a entender nuestras hormonas y sensibilidad.

3. Los juegos no tienen sexo: Deja a tu niño jugar a las muñecas, está desarrollando su instinto paternal, déjalo jugar a cocinar, tal vez sea un gran cheff o si no simplemente disfrute mucho de cocinar para la mujer que ama y su familia. No le digas que son juegos de chicas, son juegos de rol, de imitación, son juegos que harán que no sea un machista. Deja que tu niña juegue a los carros, que se embarre y juegue con herramientas, que no deje de sentirse femenina por que prefiera un divertido set de herramientas que una muñeca.

4. Los niños SI lloran y las niñas no son débiles:  No hagamos que nuestros niños desarrollen una coraza de rudeza a su alrededor, una aire de superioridad que los protege del dolor y del miedo haciéndolos falsamente más fuertes y rudos que las mujeres. Déjalo llorar, déjalo tener miedo, déjalo crecer conectado con su sensibilidad. NO le e nseñes que para ser fuerte debe ocultar sus sentimientos. No le enseñemos que no tiene derecho a sentirse mal. No usemos frases de debilidad ligadas a las niñas.. ” no llores como niña” ” te asustas como niña” ” te cansas como niña” “tienes la fuerza de una niña”.  Esto es falso, despectivo, y hace mucho daño a la percepción que van creando las niñas de si mimas

5. Servirse entre todos en   casa: Antiguamente la premisa era que las mujeres debían atender a los hombres de la casa, rompamos estás viejas costumbres de raíz. Que los niños y niñas  atiendan a su hermana, a su abuela, a ti al igual que a papá , al abuelo, al tío y al hermano. Que hagan cosas por ustedes, no en un día especial, no sólo en el Día de La Madre o el Día de La Mujer, el Día del PAdre etc . Que lo hagan como algo cotidiano, que crezca haciéndolo como algo normal.. por que lo es. El servir y atender es un acto de humildad. La humildad es un valor que todos debemos tener para vivir en repsto y armonía

6. Permisos y responsabilidades  No hagas diferencias en los permisos y responsabilidades entre tus hijos solo por una cuestión de género. Si tu hijo a los 15 tenía permiso hasta la 1:00 am para volver de una fiesta, debe ser el mismo permiso que tenga tu hija a la misma edad.

7. Invitar a sus amigos del sexo opuesto Generalmente caemos en el error de solo invitar a sus compañeritos de clase del mismo sexo a jugar a casa. Inviten también a sus amigas y amigos, o a un grupo de niños y niñas Fomentemos el juego mixto , la creatividad, el juego de rol, el respeto y cariño .

8. A las mujeres NO se les agrede…no se agrede a NADIE Parece un mensaje obvio, pero a veces dejamos pasar un empujón o un grito a su hermana. Si bien los dos se pueden estar peleando y tal vez el no empezó no podemos dejar pasar una agresión por ningún motivo, y esto va tanto para niñas como para niños. En mi casa la norma es, El primero que agrede pierde, no importa quien empezó o quien tuvo la culpa, el que agrede perdió.

9. No permitas comentarios sexistas. Siempre debes levantar tu voz, debemos tener cero tolerancia ante el sexismo. Que tus hijos te vean fuerte, firme haciéndote respetar siempre.

10. El ejemplo: Podemos decirles muchas cosas, darles consejos, enseñarles, pero la verdad es que finalmente ellos aprenden del ejemplo. Que vean como se resepetan y se tratan tu y tu oareja,  que te cuida por que te ama, no por que eres débil. Que lo atiendes y engries por que lo amas no por que es tu olbigación d emuejr.  Que las tareas del hogar y la crianza sean compartidas. Y en cuanto a nosotras, lo más importante, no nos critiquemos entre nosotras. No hablemos de forma denigrante de otra mujer. Ama tu cuerpo, tu rol de madre y de mujer. Respeta y vive tu feminidad con plenitud y orgullo.  No olvides nunca lo maravillosa que eres, lo maravillosas, fuertes, valientes, poderosas y sensibles que somos. Enséñales desde tu amor por las mujeres a respetarnos a todas.

11. Respeto: Todo se basa en el respeto. El respeto por los hombres y por las mujeres, el resto por toda la humanidad sin importar género ni condicón sexual.  Enseñemos a respetar y amar la vida, la naturaleza, el planeta. El respeto y amor por todo ser vivo y por la naturaleza es la base de todo. Es la base para un mundo mejor para todos.