Archivo de la etiqueta: paz

La importancia de Parir en Paz y Acompañada

Hace unos días entre en la semana 38… y de paso entré en trompo también. Es mi tercer bebé, se acerca mi tercer parto y sin embargo me sentía angustiada, fastidiada y nerviosa. Pasaba como es normal de la risa, al llanto y de la calma a la furia. Tome mis flores de bach maravillosas gracias  Flor de VIda. Me sentí mejor, pero las dudas e inseguridades seguían. Me sirvieron para identificar que tenía dudas, incluso miedo de como sería el parto. Parece increíble no? Mi tercer parto y por primera vez me sentía así. Lo que pasa es que es mi primer parto en el Perú y he oído tantas historias de partos no tan respetados que finalmente fue imposible que no me afectara.

Hable con mi médico en quien confío mucho y me quedé más tranquila después de revisar juntos mi plan de parto. Sin embargo era consciente que no todo depende de el. Primero estaría en dilatación con las obstetrices, donde no era seguro si dejarían entrar a mi flaco o no. Luego a una sala de partos y finalmente sola a recuperación. Así son los partos, es el procedimiento, pero en el fondo sabía que no era lo que quería.

En esos mismos días recibí una invitación para conocer el centro de Maternidad de la Clínica Delgado, para conocer su filosofía proparto respetado, lactancia y alojamiento conjunto.Fui a conversar con ellos e intercambiar ideas sobre esta filsofía de maternidad y crianza tan maravillosa que compartimos.

Todo me pareció genial, pero cuando hicimos el recorrido y entre en la sala de partos a conversar con la obstetriz, pasamos de genial a fantástico. Puede decir que fue amor a primera vista. La sala de partos, que en verdad no lo es, es una suite de parto integral es sencillamente maravillosa.

suite integral

Cuando empiezas con las contracciones y llegas a la clínica ingresas directamente en esta suite , amplia, linda , que no parece para nada una sala de clínica, parece más un hotel. Acá haces todo el trabajo de dilatación con toda la ayuda que te puedas imaginar, sofás, pelota, mat de yoga, ducha, controles inalámbricos y mucho espacio y paz para caminar.

Es en esta mismo suite privada que das a luz, en una cama que sube a posición vertical para que tengas un parto vaginal totalmente natural, apagan las luces y solo las dirigen hacia donde el médico las necesita… pujas en paz, en un ambiente propicio para recibir a tú bebe junto a quienes tu quieres que estén contigo en ese momento dándote soporte.

En la misma suite cuentan con todo lo que necesitan para el primer chequeo rápido del bebe sin separarlo de ti. Son 100% respetuosos y promotores del contacto piel con piel y la lactancia inmediata.  Por eso no te vas a una sala de recuperación. Terminado el parto te quedas ahí con tu bebe pegadito a ti, las horas que necesites para recuperarte. Junto a tu pareja y / o quienes hayas elegido te acompañen en este momento único.

Había oído maravillas sobre dar a luz en La Clínica Delgado, pero hasta que no estuve ahí no me dí cuenta en verdad lo maravilloso que podía ser. En ese momento lo supe sin lugar a duda. Es ahí donde quiero que nazca Emilia. Hablé con mi doctor y con la clínica y si me puede atender ahí. Estoy más que feliz. estoy tranquila, sin miedo al parto, lista para que mi hija llegue exactamente como quería, junto a mi flaco y el apoyo de mi doula. Además, lo más hermoso  mi preciosa casi  doce  nos quiere acompañar, quiere recibir a su hermana y podrá entrar. Voy a poder parir con la comodidad de estar casa, con el amor y la contención de mi hogar en la seguridad de una clínica. Para mi una combinación perfecta, un sueño hecho realidad.

Ya no hay angustia, ya no hay miedo, ahora solo esperar este mágico momento.

Prometo contarles todo! Ahora y por ahora a esperar ❤

Anuncios

Hoy soy La Mala Madre

Hoy no puedo más con los saltos en la cama, los gritos, juegos, peleas y correteadas saliendo mojados de la piscina por la casa. Hoy no puedo más con las 37 interrupciones por hora. Las 23 preguntas  por minuto y los “¿Qué estás haciendo mami?” a penas me ven abrir la compu para comenzar a escribir.

Hoy lo siento mucho… o mejor dicho ¡No lo siento NADA! ¡Hoy soy La Mala Madre!

Hoy me escondo de mis hijos, los pequeños saboteadores,  para poder escribir lo incontables artículos que tengo pendientes. Hoy me escondo de ellos para encontrar unos sublimes minutos de silencio. Hoy me escondo de ellos para desahogarme. Hoy me escondo de ellos para ser Mala Madre.

Imagen1

La misma Mala Madre que algún día  se hizo la dormida para no leerles el cuento porque estaba realmente cansada y de mal humor.

La misma Mala Madre que el otro día se esperó antes de entrar a la casa para terminarse un helado solita sin tener que invitar. Que placer comer algo rico sin que este chupeteado.

La misma Mala Madre, que luego de un día interminable (más de una vez) no los baño porque hay que flojera, no doy más.

La misma Mala Madre que se hizo la loca en ese  cumpleaños el año pasado mientras sus hijos montaron un desastre para no tener que llamarles la atención y dejar de chismear cosas más interesantes con otras mamás.

La misma Mala Madre que la semana pasada  la hizo  larga en el supermercado para tardar más en volver a casa.

La misma Mala Madre que justo se tenía que meter a duchar cuando la bebe se recontra hizo en el pañal..( si si esas cacas que llegan hasta la nuca) para que no le toque cambiar el pañal.

La misma Mala Madre a la que se le escapa un “Aj! Que antipática eres” (con tono re picón de chiquilla)  a su hija pre adolescente cuando le dice que con ese sostén se le van las tetas caídas.

La misma Mala Madre que putea en 3 idiomas cuando se les cae el plato al suelo,  que se levanta de mal humor cuando la despiertan de un buen sueño (si exactamente en ese momento en que te iban a dar el chape de tu vida). Esa Mala Madre que se harta cuando le preguntan 17 veces seguidas en el carro.. ¿Cuánto  falta? . Esa Mala Madre que contesta “ Y ahora que!!!!” cuándo entran en fila al baño.. a penas te acabas de sentar.

Hoy soy Mala Madre y aunque los escucho preguntar ¿ Dónde está Mamá?. No pienso salir de mi escondite, no pienso dejar de tipear. No voy a permitir que me roben el silencio, este espacio, este momento. Pienso ser por lo que queda de la tarde, una Mala Madre que abandona a sus cachorros y se esconde para reencontrarse con ella misma un rato.

Hoy con orgullo,  sin vergüenza, y mucho amor propio me declaro Mala Madre por un rato.