Archivo de la etiqueta: hija

El sueño. Mi Sueño.

Hace unas semanas tuve un sueño.  Esos sueños que los vives intensamente, esos en que te sabes durmiendo y te sabes consciente . Que cuando despiertas recuerdas, cada mirada, cada sensación, cada pensamiento, cada emoción, cada olor,  cada palabra. Te despiertas con latido de tu corazón, la mente despejada, el alma en paz y las ideas claras. Uno de esos sueños que te revelan un secreto. Uno de esos sueños que más que un sueño son un despertar. Uno de esos sueños que se hacen realidad.

Estaba en mi casa, abajo en la sala. Agachada en cuclillas vestida con una falda. Y así inicia mi sueño con la primera escena conmigo pujando, conmigo pariendo. El sueño empieza con una sola pujada muy suave y dulce de la cual nace una niña hermosa que cojo en mis brazos. La beso y la limpio con calma, sin ninguna sorpresa ya que era una niña muy esperada.

La miro la beso, la abrazo, de pronto ya tiene ropa, ya está vestida, ya saben como son los sueños, mágicos y tan reales que carecen de lógica alguna. La estoy cargando y la siento fastidiada la pongo al pecho mamá un poco y de pronto se hace una de esas caquitas impresionantes, de las que se embarran completas hasta la espalda y yo no hago más que reír de felicidad absoluta y digo “Bienvenida a la maternidad”

Subo a mi habitación la echo en la cama y la comienzo a cambiar, me volteo para agarrar un pañal limpio y cuando vuelvo la mirada hacia ella todo a cambiado. No estamos en mi cuarto, estamos en una sala con una gran ventana, ella no es más un bebe, es una hermosa niña de unos 4 años.

Intento acercarme una primera vez a ella, pero da dos pasos para atrás acercándose a la ventana y nerviosa le digo: “hija ven”

-“Estoy tratando,  estoy tratando y no puedo mamá” y me estira los brazos.

Intento acercarme una segunda vez , pero vuelve a dar dos pasos para atrás acercándose a la ventana, nerviosa le digo: “hija ven”

-“Estoy tratando, estoy tratando y no puedo mamá”  nuevamente me estira los brazos y parece que va a llorar.

Finalmente le digo una tercera vez ya con la voz entrecortada… “hija ven” me estira los brazos y por fin logro alcanzarla. La abrazo fuerte y de pronto el pánico me invade. Otra vez no por favor, otra vez no te puedo perder.  La suelto, la miro y le pregunto:

-Hija tienes alma?

-Si mamá

-Por favor, estás segura , esta vez si tienes alma?

Se me lanza a los brazos, me abraza fuerte y me dice al oído : “Mamá  tengo alma.. y ya estoy aquí.”

Me despierto a las 6 de la mañana de un sobresalto sintiendo mi corazón latir fuerte en todo el cuerpo. Me despierto sabiéndolo. Miro mi teléfono y dice que solo tengo 1 día de retraso. De pronto me doy cuenta que con las 2 pérdidas se puede haber movido todo. Miro mi agenda, saco la cuenta.. tengo una semana de retraso. Lo sabía, me lo había venido a avisar.

Voy nerviosa a sacarme sangre, rogando por que está vez la hormona si esté bien, este alta.. este ahí.. espero las 5 horas más largas de mi vida y de pronto llega el mail.. ahí está… ahí estás.. toda tu, toda en mi.

Ahí estás abrazándome fuerte, diciéndome al oído: “Mamá  tengo alma.. y ya estoy aquí.”

0ca3aa9d87e19fd8aeac1a6ffc71930c

A pasado la lluvia, a acabo la tormenta y ha salido el arco iris para alumbrar nuestras vidas.

-La Tata, embarazada

Ilustraciones: Claudia Tremblay

 

A punto de convertirme en “La Loca de mi Vieja”

Todas hemos pasado por una etapa de nuestras vidas en la cual nuestras pobres madres, si, NUESTRAS POBRES MADRES, han pasado de ser “Mi mami es la mejor del mundo” a ser “La Loca de mi Vieja”

La Casi Diez cumplió los diez hace un rato ya. Entró en la pubertad y por la misma puerta entre yo al catálogo de madres locas, incomprensibles e incomprendidas. A la sección de viejas locas.

¿Te acuerdas cuando tenías 10,  13, 15… y sentías que tu madre no te entendía? ¿Te acuerdas lo injusta que podía ser?  ¿Cómo te contestaba cosas que provocan en ti el llanto inmediato y las ganas locas de salir corriendo a tirar la puerta de tu cuarto mientras ella se quedaba con cara de pócker, haciéndose la loca, como si no entendiera que te hizo sentir mal ? ¡Pues SORPRESA! ¡No se hacía! En verdad.. simplemente no lo entendía…

Imagen2

 

¿Y si la vieja loca… no estaba tan loca… y tal vez, solo tal vez las medio locas eramos nosotras?

“La pubertad y adolescencia es una etapa tan hermosa como difícil”… vaya noticia, eso ya lo sabía… para lo que no estaba preparada era para que fuera tan difícil para mi también!

 

Desde sus ojos paso de ser su madre adorada a la bruja malvada en cuestión de 3 pestañadas. De ser su confesora a su rival en solo dos comentarios. De saberlo todo a no saberlo nada constantemente… nunca fui tan bipolar en mi vida, ya no soy una madre. Creo que tengo problemas de doble personalidad, hasta ahora no me había dado cuenta… soy Dr Jekyll y Mr.Hyde.

Y así una vez más sin darme cuenta me encuentro otra vez evocando frases mamísticas tatuadas en mi ADN, “Hija ponte algo de manga larga encima para ir  al cole” “Por que hace frío para ir en BVD amor” “Ya se que es lindo, pero no vas a un desfile de modas, vas al colegio”, “Si, por que lo digo yo”, “No me contestes así, más respeto señorita” “¡¿Y encima vas a llora tu?! Debería llorar yo por como me contestas!” “No tires la puerta” tarde ya la tiró, ya me odió y ya está llorando.

Ahora encima la debería de cuadrar.. o no? Nada. Respirar hondo, mantener la calma, o encontrarla en el fondo de un cajón  y hablar. Hablar con ella, una y otra vez. Recordarle que no soy el enemigo, que soy su madre, que entiendo que pierda el control pero que no puedo permitir que me pierda el respeto. Que la amo con todo mi alma y con lo que me queda de cordura, que estoy para ayudarla no para atacarla.

Y sobre todo hija mía, espero que entiendas que en los próximos años sufriré ante tus ojos de un trastorno de personalidad multiple y pasaré de ser tu madre adorable de hija maravillosa a la vieja loca de hija adolescente, en un suspiro o tres pestañadas, en el momento que menos lo esperes y más lo necesites, por que así nos hacemos grandes. Pero tranquila mi amor, será un trastorno temporal. Te prometo que alrededor de tus 18 recuperaré mi salud mental, me curaré de los trastornos de doble personalidad, encerraré a la vieja loca en un cajón con llave y quedará a tu lado tu madre, la adorable, para amarte y entenderte siempre….

sueña…Siempre y cuando en esos años no pierda la cordura y la paciencia por completo!

– La Tata, pasé de hacer bancos de leche a hacer bancos de paciencia.