Archivo de la etiqueta: regla

A punto de convertirme en “La Loca de mi Vieja”

Todas hemos pasado por una etapa de nuestras vidas en la cual nuestras pobres madres, si, NUESTRAS POBRES MADRES, han pasado de ser “Mi mami es la mejor del mundo” a ser “La Loca de mi Vieja”

La Casi Diez cumplió los diez hace un rato ya. Entró en la pubertad y por la misma puerta entre yo al catálogo de madres locas, incomprensibles e incomprendidas. A la sección de viejas locas.

¿Te acuerdas cuando tenías 10,  13, 15… y sentías que tu madre no te entendía? ¿Te acuerdas lo injusta que podía ser?  ¿Cómo te contestaba cosas que provocan en ti el llanto inmediato y las ganas locas de salir corriendo a tirar la puerta de tu cuarto mientras ella se quedaba con cara de pócker, haciéndose la loca, como si no entendiera que te hizo sentir mal ? ¡Pues SORPRESA! ¡No se hacía! En verdad.. simplemente no lo entendía…

Imagen2

 

¿Y si la vieja loca… no estaba tan loca… y tal vez, solo tal vez las medio locas eramos nosotras?

“La pubertad y adolescencia es una etapa tan hermosa como difícil”… vaya noticia, eso ya lo sabía… para lo que no estaba preparada era para que fuera tan difícil para mi también!

 

Desde sus ojos paso de ser su madre adorada a la bruja malvada en cuestión de 3 pestañadas. De ser su confesora a su rival en solo dos comentarios. De saberlo todo a no saberlo nada constantemente… nunca fui tan bipolar en mi vida, ya no soy una madre. Creo que tengo problemas de doble personalidad, hasta ahora no me había dado cuenta… soy Dr Jekyll y Mr.Hyde.

Y así una vez más sin darme cuenta me encuentro otra vez evocando frases mamísticas tatuadas en mi ADN, “Hija ponte algo de manga larga encima para ir  al cole” “Por que hace frío para ir en BVD amor” “Ya se que es lindo, pero no vas a un desfile de modas, vas al colegio”, “Si, por que lo digo yo”, “No me contestes así, más respeto señorita” “¡¿Y encima vas a llora tu?! Debería llorar yo por como me contestas!” “No tires la puerta” tarde ya la tiró, ya me odió y ya está llorando.

Ahora encima la debería de cuadrar.. o no? Nada. Respirar hondo, mantener la calma, o encontrarla en el fondo de un cajón  y hablar. Hablar con ella, una y otra vez. Recordarle que no soy el enemigo, que soy su madre, que entiendo que pierda el control pero que no puedo permitir que me pierda el respeto. Que la amo con todo mi alma y con lo que me queda de cordura, que estoy para ayudarla no para atacarla.

Y sobre todo hija mía, espero que entiendas que en los próximos años sufriré ante tus ojos de un trastorno de personalidad multiple y pasaré de ser tu madre adorable de hija maravillosa a la vieja loca de hija adolescente, en un suspiro o tres pestañadas, en el momento que menos lo esperes y más lo necesites, por que así nos hacemos grandes. Pero tranquila mi amor, será un trastorno temporal. Te prometo que alrededor de tus 18 recuperaré mi salud mental, me curaré de los trastornos de doble personalidad, encerraré a la vieja loca en un cajón con llave y quedará a tu lado tu madre, la adorable, para amarte y entenderte siempre….

sueña…Siempre y cuando en esos años no pierda la cordura y la paciencia por completo!

– La Tata, pasé de hacer bancos de leche a hacer bancos de paciencia.

Dulce espera, puede ser. ¿Dulce búsqueda?… no tanto!

Si bien cuando tienes un hijo el tiempo se pasa volando no es igual cuando tratas de quedarte embrazada. Cuando buscas a un bebe los tiempos se hacen eternos, primero esperar esa primera regla que dará inicio a todo, esperar una semana para ovular y  pasar 5 días delis de acción pero claro esperando 24 horas mínimo entre encuentro y encuentro, imaginándote después de cada vez si habrá sido “la vez”. Ahora viene lo difícil.. las siguientes dos semanas, 15 días, muchas horas esperando si te vendrá o no la regla.. analizando cada síntoma,  que además para ser bien irónicas  son  los mismos que cuando te va a venir la regla y cómo te venga…viene el bajón… más a regla, combo completo… y a arrancar de nuevo. Así que la búsqueda es la real espera.. una espera no siempre tan dulce como una creería. Todos te recomiendan mantener la calma, no ponerte ansiosa, pero ¡¿Cómo?! ¿Cómo se supone que estés tranquila y mantengas la calma si eres un manojo de emociones? Has tomado la decisión más feliz de tu vida, la aventura más emocionante, la responsabilidad más grande, el paso más importante. Estoy buscando tener un hijo. ¡Cómo supones que mantenga la calma!

4f2434e6d87523fbdd766e61e9fc2a44

 

Cuándo me quedé embarazada de Fer, fue, como la mayoría de los primogénitos, un chispotaso, por lo tanto me salvé de las angustias de la espera.  No tenía ni idea por lo que había que pasar para quedarse embarazada. Simplemente, era feliz, estaba embarazada sin esfuerzo alguno, sin esperas, como magia… de inmediato.

 

 

Imagen1No me malinterpreten, buscar un hijo es maravilloso, es una decisión de amor, de familia, de compromiso, no me imagino un momento más honesto y que simbolice más un “te amo para toda la vida, seamos una familia por siempre” que la frase: “tengamos un hijo juntos” o más aún: “tengamos OTRO hijo juntos”. Me parece un momento tan importante y maravilloso como los demás momentos que están por venir, el día que te da positivo y el día del parto. Esto es el inicio de todo. Por eso no entiendo como no ser un manojo de nervios entre regla y regla.

Unos meses después de que Fer cumplió 2 años, decidimos tener otro hijo, ninguna otra decisión que hayamos tomado juntos en la vida fue hecha con tanto amor o compromiso como esa. Durante unos meses, la búsqueda de Nacho era lo más importante en mi cabeza. Todavía no había dejado la píldora y ya veía cosas de bebes. No habíamos empezado a buscar y ya tenía una lista secreta con nombre que me gustaban. Y así esperamos la primera regla, dejar las hormonas y ponernos manos a la obra. Super chancones hicimos toda la tarea, Yo estaba segura que ingresábamos a la primera. Pasó la ovulación y tocó esperar, caminar por las paredes, hacerme la loca “que demore lo que tenga que demorar” pero en el fondo quería hacerme un test pero ya y que diera positivo, está de más decirles que no fue así. Me vino la regla un día antes de lo que tocaba. A pesar de saber lo difícil que es quedarte a la primera igual igual me sentó fatal, y mezclado con la hipersensibilidad de la menstruación… que les puedo decir. Sólo quería llorar, pero como todos me decían que no era para tanto, tragué, aguanté y aunque por fuera se me veía bien, por dentro me sentía herida.  Una pone toda la emoción, todos tus sentimientos en esta espera, lo intentes uno, dos, tres o veinte veces siempre es igual, la ilusión por un positivo es total siempre.

Pasó el primer mes y lo intentamos un par de meses más. LLegaba la regla, esperar una semana, una semana deli de acción y a esperar.. a esperar y a confundir síntomas, me duelen las tetas y no me entran en el sostén¿Será?… Me muero de sueño ¿Será?… tengo acidez ¿Será?… y así tres meses en total y finalmente dio positivo. Sé que 3 meses es rápido, claro son solo 3 intentadas, lo que pasa es que en meses suena mucho, en semanas suena más y si cuentas que son 90 días esperando entre una y otra cosa tal vez puedas entender y no sentirte mal por estar ansiosa, por estar emocionada y nerviosa, y por sentirte mal cuando te viene la regla y te quieres embarazar.

 

Está bien tratar de mantener la calma, por que las emociones tienen mucho que ver en el proceso de embarazo, pero no creo que esté bien que tratemos de invalidar, ocultar o negarnos nuestras emociones y sentimientos. “No pasa nada, el próximo mes seguro te liga, sigue intentando… “¿No pasa nada? Si pasa, no me quedé embarazada esta vez, lo voy a seguir intentando, y claro que me voy a quedar embarazada en algún momento, pero no fue está vez, me vino la regla, estoy sensible y tengo ganas de llorar.

http://3.bp.blogspot.com/-mVA9RXPfWgs/UfpytLOGscI/AAAAAAAAASw/gc7vBmjiHSk/s1600/uetro+arbol.jpeg

 

Creo que los procesos los debemos vivir por completo, conocernos como mujeres, conocer nuestro ciclo lunar. Debemos reconocernos en nuestro ciclo, reconocer nuestras emociones y nuestros yos en cada fase, más allá de saber cuando reglamos y cuándo ovulamos. Hay muchos factores comprometidos en el proceso de fecundación, querernos, aceptarnos y conocernos a nostras mismas y a nuestras emociones son  básicos para este momento tan hormonal, tan lunar, tan nuestro.  La regla es nuestro momento en el ciclo para conectar con lo más profundo de nuestro ser, es un momento de descanso y de auto contención , más aún cuando esa regla es el resultado negativo a un embarazo.Curarnos, querernos y descansar en esos días nos recupera, para llegar a nuestra fase sensual, de amor y vida, a nuestra ovulación, curadas y llenas de energía para intentarlo de nuevo y arrancar otra vez.

letsrockmamy.wordpress.com

letsrockmamy.wordpress.com

Si aprendemos a reconectar con nostras, querernos y conocernos, podremos arrancar sanas, plenas y felicesy llenas de amor una y otra vez, todas las veces que haga falta con la tal vez no tan dulce búsqueda.

No tan dulce, pero si emotiva, ansiosa, sensual, entregada, amorosa, lunar, comprometida y hormonal búsqueda.