La crianza con apego, respetuosa y natural.. resultados 11 años después

Han pasado ya 11 años, más de una década desde que mi flaco y yo empezamos a criar. Cuando nos iniciamos como padres en esta maravillosa vida junto a nuestros hijos no se hablaba de la Crianza Respetuosa, no estaba de moda la Crianza con Apego. Nadie hablaba en términos de crianza natural, lactancia prolongada, porteo y colecho. Simplemente nos pusimos a criar como nos parecía era lo mejor para nuestras crías, guíados por instinto y con algo de información.

Hoy 11 años después de dormir 3 años con cada hijo, dar la teta todo lo que se pudo, cargarlos mucho y  respetarlos siempre, les puedo decir con el corazón abierto que no nos arrepentimos  ni por un momento de todas esas noches compartiendo nuestra cama, de todas esas tetas prolongadas y descaradas, de todos esos brazos incluso cuando ya pesaban tanto. No nos arrepentimos nada, tanto así que estamos nuevamente embarcados en la aventura, esperando un tercer hijo, seguros e ilusionados de criarlo/a como a sus hermanos

Mis hijos tienen hoy 11 y 8 años.  Son niños seguros, independientes, buenos. Confían en nosotros y sobre todo, confían en si mismos.  Saben estar solos por que se valoran, se respetan y se quieren. Saben estar acompañados por que valoran, respetan y quieren a los demás.  Son niños felices.

Hoy que la pubertad ya toco mi puerta se encontró con una jovencita preparada y segura de si misma. No te voy a decir que la teta y el colecho te libran del “tu no me entiendes mamá” , la explosión de hormonas y que salga corriendo llorando de tu cuarto. Nada nos va a librar de eso. Ni tampoco nos va a librar de que nos pulseen para ver quien es más fuerte, quien tiene la razón, parte de hacerse grande, de hacerse mujer es pasar la rivalidad y vencer a la madre.  Pero si te digo que sale llorando a su cuarto sin dudar ni por un segundo que es la más amada, que es comprendida, y que se le respeta ese espacio que necesita. Ella vuelve sola, a penas se calma, es consiente que la hormona la domina y rápidamente está aprendiendo a controlarla. Es una niña convirtiéndose en mujer, expuesta a la presión de grupo, sin embargo toma sus propias decisiones, no hace lo que los demás sólo por seguir al grupo.

Tengo un niño de 8 años casi, que durmió con nosotros hasta los 3, eso no quita que le tenga que repetir 7 veces anda a bañarte o haz la tarea. Pero es un niño auténtico sin miedo a ser diferente orgulloso de su intereses muchas veces distintos a los de los demás. Le interesa la historia, las antiguas civilizaciones y su relación con los extraterrestres… así como también puede jugar mind craft como cualquier niño de su edad. Un niño que jugaba con muñecas, por que así como le encantaba jugar a los carros, también era feliz jugando al papá. Un niño que a su corta edad está buscando donde guardar mis zapatos y mover mi mesa de noche por qué “Ahí tiene que ir la cuna del bebe mamá, tenemos que sacar tus cosas para que la cuna este pegadita sin barrote a tu cama y mi hermanito pueda tomar la teta todas las noches” Un niño que mañana será un hombre, un padre una pareja llena de amor, respeto y contención.

Hasta ahora estoy feliz con los resultados de nuestra crianza, verlos seguros, felices, amados y amables, valientes y atrevidos me hace creer fielmente que hicimos lo correcto.

Ahora, no confundamos, cuando hablo de criar con apego, con amor, con respeto y de forma natural, hablo exactamente de eso. NO confundamos, que a veces lo hacemos, con criar sin disciplina, sin límites, sin consecuencias y sin rutinas. Todo es perfectamente aplicable desde el respeto y el amor, y es además indispensable para una crianza estable y un buen desarrollo de nuestros hijos.

Nunca les he pegado ni les pegaría a mis hijos, ni el más mínimo jalón de pelo ni apretón de brazos. Eso no significa que no los discipline cuando hay que hacerlo. Primero que nada tenemos que darnos cuenta que existe una edad para todo, no vamos a “castigar” ni disciplinar a un niño de 1 año, que no ha hecho nada con ninguna intención, ni buena ni mala, sólo está explorando y conociendo el mundo. Primero debemos identificar que nuestros hijos ya tienen una edad para entender las consecuencias, que nos pueden entender cuando hablamos y explicamos el por que eso no debe volver  a  pasar y entender las consecuencias de hacerlo.

Por ejemplo no creo en las duchas frías para calmar una pataleta, me parece invasivo, agresivo y una falta de respeto hacia ellos y su cuerpo. Sin embargo el agua fría en si, si funciona. Cuando me he visto en esos casos, sacando paciencia de las últimas reservas los he acompañado al baño, he abierto el caño y les he pedido que se calmen que se laven la cara con agua que se sentirán mejor. El agua fría refresca y me ha ayudado siempre a calmar la pataleta, pero con amor y con respeto, eso si, yo seria, para que tengan claro que esa es una situación que está muy lejos de hacerme feliz.

Creo en hablar con ellos, en enseñar con el ejemplo. Cultivares el principio de que toda acción tiene consecuencias y que finalmente uno solo cosecha lo que siembra.

Creo también que en la crianza es  tan importante como la teta, el colecho y el porteo, como la relación que hay entre los padres. Con padres me refiero a quienes crían a los niños. Mamá y Papá (juntos o separados) Mamá y tía, papá y abuela, abuelos, padrinos. etc. Es importante nunca desautorizarnos, si uno está equivocado o fue injusto, hablemos lo en privado, demos le la oportunidad al otro de irse a disculpar con el niño, admitir que su reacción fue exagerada o equivocada, admitir que los adultos también fallamos y pedimos perdón.  Trabajemos en equipo siendo un frente común.  Es importantísimo  para su estabilidad.

Tratémonos entre nosotros, como pareja, como familia, con amor y con respeto. Besémonos mucho, abrazémonos siempre. Enseñamos con el ejemplo no con las palabras. Respetemos y ayudemos a los demás, seamos solidarios, respetemos y cuidemos de los seres vivos y adoremos a la naturaleza que nos rodea. Todos esto queridos y queridas es parte de criar con apego, con amor y con respeto, no se limita solo a la teta, al colecho o al porteo.

Yo no puedo decir cual es la formula mágica, ni que crianza es mejor, yo creo en esta, veo los resultados y hoy 11 años después estoy dispuesta a comenzar de nuevo y repetir paso a paso, con el mismo amor, con el mismo respeto, con la misma entrega y con el mismo apego.

Hoy me atrevo a decir que para nosotros funciono.

La Tata, arrancando de nuevo

ilustración de Claudia Tremblay

ilustración de Claudia Tremblay

 

 

 

 

 

 

Anuncios

22 pensamientos en “La crianza con apego, respetuosa y natural.. resultados 11 años después

    1. Monica

      Creo que he tenido muchos desaciertos en cuanto a los limites, disciplina, consecuencias y rutinas. No dimensiona la libertad. Los límites o su valor no lo en tiende. Eso creo.

      Me gusta

      Responder
  1. Ximena

    Que lindo Nadia! Ya me habian contado antes historias de lo segura y linda que es Fernanda, desde chiquita. Felicitaciones!! Nosotros no criamos con el apego del libro porque la teta se secó rápido, pero cada biberón se lo doy mirandola a los ojos con el mismo amor que cuando estaba pegada a mi (aunque sean las 3am), dormimos en cuartos separados hace meses pero de dia nos acurrucamos siempre viendo tele, jugando, haciendo siestas y ella viene y se entierra entre nosotros, pero cuando quiere dormir, busca su espacio, nunca le gustó dormir apretadita (ni de recien nacida, loquisimo, apenas la colocaba el el moises se estiraba en X y caia seca, nunca logramos que durmiera en brazos). Ella sabe que estamos al lado, que al primer quejido mamá o papá estarán ahi, que nunca la dejaremos llorar mas de los 5 segundos que nos puede demorar despertarnos y pararnos. No la porteo en fular (aunque lo evaluamos) porque ama pasear en coche, lo busca, pero la cargamos cada vez que alza sus bracitos. Y la abrazamos cada vez que la vemos, la llenamos de besos, de te amos. La corregimos, a sus 9 meses, cuando quiere coger el adorno, con un firme “no” sin esperar mucho y con sopresa se detiene y cambia de rumbo, pero la dejamos explorar por donde no hay peligro, donde solo hay espacio para risas y aprendizajes. No se si esto entra o no en la crianza con apego, pero si con amor, respeto y mucha observacion para leer sus gustos, sus intenciones y seguir la ruta que naturalmente tiene dibujada dentro con lo que tenemos a la mano 🙂 Espero poder seguir tu ejemplo en los proximos años que serán cada vez más complejos y poder en 10 años sentir ese mismo orgullo de mamá gallina con pollito puber pero seguro y sobre todo FELIZ. Creo que nuestro camino es distinto al que cuentas pero en el fondo de mi corazón siento que para nosotros es el correcto y su sonrisa constante nos da la confianza para seguir, de que algo debemos estar haciendo bien 🙂 un beso!

    Me gusta

    Responder
    1. lacasadelatata Autor de la entrada

      Xime amé tu respuesta, criar con apego es sólo un título para decir criar con cercanía, con amor, seguridad y con respeto, para criar como tu los describes. Alimentando con amor mirando a sus ojos, no dejéndolos llorar, crecer con la seguridad de tener siempre a papá y a mamá. Tener el valor para hacer lo que le acomode a tu familia y no al manual. El porteo, la teta y el colecho son parte de la crianza con apego, pero la crianza con apego no es sólo eso. Nuestro camino es mucho más parecido de lo que crees, nace de nuestro puro instinto, amor y respeto. Nuestros niños son niños felices, y serán adultos maravillosos.
      Besos bella!

      Me gusta

      Responder
  2. Patty Vera

    hermoso gracias por contarnos y compartir tus resultados, a veces como mamás primerizas no sabemos si estamos haciendo las cosas bien. Sin duda alguna haciéndolas siguiendo al instinto y el corazón cosecharemos en el futuro

    Me gusta

    Responder
  3. karenth

    Me encanta la forma como crian a sus hijos..y no se si no puedo, no se, no entiendo o es ek caracter de mi bebe de 1 año y 3 meses que hace muchas rabietas, grita y llora cuando no lo dejo agarrar algo que no es bueno para el . No logro hacerme entender? Aun llamandole la atencio me ignora y sigue haciendo o agartando lo que no debe. Mi esposo me dice que es mi culpa porque no lo corrigo. Y sinceramente yo mantengo la ilusion de que hablandole me puede entender aunque no veo resultados sino hasta cuando le quito ese algo o me lo llevo de ese lugar mientras patalea y griTa. Estoy haciendo algo mal y no se que es. y mw gustaría sabee como hicieron en ese casos O que me aconsejan. Les agradeceria muchisimo sus consejos. Muchísimas graciasss

    Me gusta

    Responder
  4. Evy

    Siempre se aprende, cada día, el leerte, me inspira a seguir en mi búsqueda por mejorar, por ser mejor Mamá, tengo 3 chiquititas, 4, 2 y 6 meses. Soy Ingeniera Industrial, me quemé las pestañas en San Marcos, pero decidí por la crianza, me parte el corazón abandonarlas todo el día, y no estar para recibirlas del colegio con un abrazo y su comida calientita, reconozco que me he equivocado muchas veces, al soltar gritos de desesperación o un jalón de orejas, pero también puedo decir que desde lo más profundo de mi corazón amo a estas princesas coloridas, e intento hacerlas felices, comérmelas, cantarles, bailar con ellas, alimentarlas (aunque aquí sufro con las mayorcitas), creo que Dios me regaló una nueva oportunidad con mi última bebé, para restituir todos los errores, (por cansancio o flojera darle fórmula, dejarla llorar, insistir que comiera, etc.), ahora sé, que aunque no soy una vaca lechera, de aquellas que se les chorrea la leche, con lo que tengo, mi gorda esta rica y sana, ya no soy loca licuadora, y ni hablar de comprarle un Gerber, sin conocer términos como porteo, colecho, caminé por doquier con un cargador de bebé que me regalaron, dejé que durmiera con nosotros la mayor porque era llorona jeje, cumplió 3 y ya no quiere saber nada de nosotros, ahora la de 2 no quiere cuna, quiere con nosotros, y normal, y la bebé en su cuna, pero con mi teta y mimos, allí voy, no sé como tenerla más pegada a mi, si me pudieras dar ideas, imagínate, con dos niñitas más que atender, es fácil descuidar a una, mil gracias por leerme, hay días en que mi esposo llega, y yo estoy out, con el uniforme de mamá que lacta jaja, sin fuerzas para atenderlo o recibirlo y encima con mi olor a sudor, de todo el día, jajaja
    un abrazo! y Que Dios te bendiga y cuide.

    Me gusta

    Responder
    1. karin

      Me identifico.con.evi.. tambien soy ingeniera y me.alienta cuando.leo estos comentarios… contraviento y marea di.de lactar hasta los.3 y estoy orgullosa de q gracias a.Dios y a varias amigas de la.liga de.la.leche pude lograrlo.
      Besos
      Karin

      Me gusta

      Responder
  5. Carolina

    Mis hijos tienen la misma edad que los tuyos y también saboreamos los resultados (que también el camino) de la crianza con respeto. Su madurez, su empatía, su saber estar, su seguridad en ellos mismos…. Es un tesoro y un “premio” para cualquier padre. No tenemos el más mínimo conflicto con ellos. Todo va rodado porque nos respetamos.
    Dan lo que han recibido. Enhorabuena por ese nuevo bebé.

    Me gusta

    Responder
  6. Bertha

    Nadia, excelente la información que compartes, si bien es cierto no hay un manual donde te digan como criar a los hijos y los consejos de nuestras madres, primas, vecinas, amigas no siempre es suficiente porque cada una de ellas te aconseja según su vivencia y no muchas veces es la más recomendada y es ahí dónde nosotras las madres primerizas decidimos que tomamos o no, o simplemente nos guiamos por nuestros instintos, un ejemplo de ello es que compramos un canguro para Danita mi linda beba y la verdad yo sólo lo usé una vez y por 15 segundos porque mi nena empezó a llorar y su papá dos veces pero la segunda vez que le pusimos a mi nena se quedó dormida y observé como su cuerpecito se colgaba y me dolió el corazón ver a mi beba así que inmediatamente pedí a mi esposo que la sacara y me la diera para que durmiera cómodamente en mls brazos y cerca a mi corazón, y desde entonces no volvimos a usar el canguro y eso por la necedidad de ver bien a mi beba, es instinto.

    Me gusta

    Responder
  7. Rosa María

    Muy bonita experiencia. Pero tengo una pregunta, que pasa cuando uno por una u otra razón no tuvo leche y cuando uno lo dice, suempre dicen que fue su culpa de uno por que no me cuide; time de todo para que me bahara leche, chichos, unas vitaminas y demás cosas que me decian y no vi.mas que una gota de mi leche, hize de todo para alimentar a mi bebé y nada; lloraba con mi esposo por que por todos lados veia y escuchaba los multiples beneficios que tienen los bebés con la lactancia y yo se los negue, daria lo que fuera por haberlo alimentado y luego te preguntan y tal parece que es un crimen. Por eso no queria cesarea, pero no tuve otra altetnativa, pero a lo mejor lo.mismo hubiera pasado si hubiera sido parto. Alimento a mi bebé con formula y lo veo a lis ojos y le repito lo.mucho que lo amo. Ojala pueda lograr ese apego que mencionan aquí!! 😥

    Me gusta

    Responder
    1. lacasadelatata Autor de la entrada

      Rosa María, el apego va muuuucho más allá de la teta, es ese amor y preocupación que tienes por tu hijo. Es no dejarlo llorar, que sepa que tiene siempre tu amor ytu respaldo, tu respeto y tu cuídado. a mi segundo hijo le quise dar tres años la teta y enfermé a los 6 meses, y se acabo la lactancia, no por eso fue criado con menos apego y respeto que su hermana. NO te juzgues, ni te culpes, y a los comentarios necios de los demás ni caso. Sólo tu conoces tu historia y tus motivos, nadie debe juzgarte. Fuerza sigue adelante, déjalo ir, hay tantas cosas maravillosas en la crianza con paeo y respetuosa que no debemos castigarnos por que creemos que no seguimos un manual. A amar, respetar, cuidar y contener a nuestros hijos chicas!

      Me gusta

      Responder
    2. Anónimo

      La leche materna es muy beneficiosa, pero lo más importantante es amar y respetar a tus hijos durante su crianza como seguro tú estás haciendo… Eres la mejor mami del mundo para tu bebé, no lo dudes ni un momento!

      Me gusta

      Responder
  8. Valeria

    Creo que el tema central es criar con amor, respeto, y mucha paciencia porque aprendemos a ser padres en el camino. También se resume en inculcar rutinas, disciplina con amor, límites y consecuencias claras.
    No creo que tenga que ver el hecho de la lactancia prolongada y el colecho. Tengo dos hijas maravillosas (9 y 2 años) y estoy esperando a nuestro tercer bebé. Ellas lactaron hasta los 8 y 9 meses, y a veces se pasan a mi cama por las noches. Son niñas seguras, independientes, pero sobretodo felices.
    Creo que cada familia tiene sus propios valores y principios, y esto a su vez no desmerece la opción de otros.

    Me gusta

    Responder
    1. lacasadelatata Autor de la entrada

      Exacto Valeria, ese es el resumen de lo que quiero decir, más allá de la lactancia, el colecho o el porteo, criar con apego es criar con amor y respeto. gracias por tu comentario!

      Me gusta

      Responder
  9. cande

    Me encantaaaaa! Hurra por esos papis entregados. Me encanta! Mi nena tiene 17 meses y esto es un mundo nuevo para mi desde hace poco más de un año, y hago todo lo posible para que mi hija sea ante todo feliz y se sienta amada.

    Gracias por tu ejemplo!

    Me gusta

    Responder
  10. Valeria Lucia Castañeda

    Cuando dejaba solas a mis hijas me decían que hacia mal , no tienes miedo , me decían que ellas jamas dejaban a sus hijas s/olas de arriba para abajo con ellas , y llege a creer que estaba haciendo mal ,pero cuando llegaba a casa ellas ya habían terminado la tarea ya se habían bañado alimentado al gatito entonces me pregunte en que estoy mal son niñas independientes saben estar solas cumplen sus deberes Y es eso la confianza que debemos depositar siempre en nuestros hijos para que ellos aprendan a ser autonomosy responsables.

    Me gusta

    Responder
  11. no sé yo

    Felicidades por el resultado de vuestra crianza, de verdad. No obstante creo más (un 90% ñargo) que es debido al caràcter innato de los ninos (lo que traen de sèrie) que los valores o costumbres que se les inculquen. Despues, a la larga, cuando sean mayores, sí que creo (o quiero creer) que se vera y afloraran los valores transmitidos, però de pequeños y en concreto los primeros años (desde 10 a 20) los ninos son como son no como les educamos; que da la casualidad que su manera de ser se acerca o es compatible con al nuestra, perfecto y genial, però no es merito de los pedres. El caso contrario es igualment válido, pedres que educant mal y les salen hijos majíssimos. Lamento desmuntar el cuento… però hablo por experiència, es una opinión empírica.

    Me gusta

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s